Cualia.es

Crítica: «Green Lantern» (Martin Campbell, 2011)

Pese a no haber despertado hasta ahora el interés de Holllywood, Linterna Verde ha tenido mucha suerte entre quienes leen cómics y se sienten fascinados por su actividad interestelar.

Yo diría que, dentro del panteón de DC, Green Lantern es con mucho uno de los personajes más difíciles de llevar al cine. Sobre todo porque el género que le corresponde es la space opera, y porque en su imaginario no faltan los elementos kitsch, efectivos en las viñetas pero sumamente peligrosos en el celuloide.

Martin Campbell, un artesano solvente, logra que este largometraje funcione a ratos, más allá de las grandes carencias de su guión. Ese punto débil, en todo caso, es sobrellevado con dignidad por el director de producción y por el reparto, que hacen lo que pueden frente a este compromiso del que no es nada fácil salir.

Green Lantern es muy inferior a Iron Man y, desde luego, no debiera ser comparada con el Batman de Christopher Nolan, pero su ligereza, colorismo y buen humor pueden despertar cierta simpatía. Lástima que esos fuegos artificiales no estén al servicio de una historia bien estructurada. Desde luego, la película no se lo pone fácil a sus posibles defensores.

¿Es fiel, al menos, a la historieta original? Para responder a esa duda, conviene recordar que los orígenes de los Green Lantern son distintos y variados. Y aun cuando la biografía de cada uno de ellos ocuparía un artículo como éste, todos tienen algo en común: poseen un anillo de poder, que les confiere habilidades sobrenaturales.

El primer héroe en recibir ese don, Alan Scott, se dio a conocer en la revista All-American Comics nº 16 (julio de 1940), una cabecera de All-American Publications, el sello que está en el origen del imperio DC Comics.

Cuando Scott ya formaba parte de la nostalgia, un nuevo Green Lantern, Hal Jordan, emprendió sus aventuras en las páginas de Showcase nº 22 (septiembre-octubre de 1959). En este caso, se trataba de un piloto de pruebas, cuyo anillo le era entregado por el alienígena Abin Sur. Aunque Jordan es un superhéroe insólito, y acaso el Green Lantern por antonomasia, la euforia de sus seguidores ha decaído a medida que otros personajes (Guy Gardner, John Stewart, Kyle Rayner, Jade…) se han enfundado las mallas verdes para lucir el consabido anillo.

La adaptación cinematográfica que ahora presenta Warner Bros. se detiene en la mejor etapa del comic-book para relatar los orígenes de Hal. Ryan Reynolds (un buen actor que merece mejores oportunidades) encarna a Jordan, e intenta hacerlo creíble a partir de un guión escrito por Greg Berlanti junto a dos autores de cómics, Michael Green y Marc Guggenheim.

En la versión definitiva de ese guión, rescrita por Michael Goldenberg, la entidad maléfica Parallax amenaza con destruir el equilibrio de poder en el universo. Para enfrentarse a él, los Green Lantern Corps, protectores de la paz y la justicia en toda la galaxia, deben reclutar a un humano que merezca ese anillo de poder que les da toda su fuerza.

Hal Jordan (Reynolds) es el primer terrestre que se incorpora a dicha hermandad. Con el apoyo de su amor de juventud, Carol Ferris (Blake Lively), el nuevo héroe tendrá que aprender a controlar los superpoderes que le brida su anillo, y así oponerse a la terrible amenaza que representa Parallax.

En parte, este guión se basa en una línea argumental que se puso en marcha a mediados de los noventa, cuando las ventas de Green Lantern descendían y DC Comics quiso renovar al personaje. Atención, porque en los próximos párrafos adelanto detalles que, si bien no resuelven el misterio central de la película, pueden ser una información excesiva para los espectadores no familiarizados con el tebeo…

Todo comenzó en Green Lantern vol. 3, nº 48 (enero de 1994): Hal Jordan enloquece y ese espectro emocional, Parallax, se adueña de él. En la cinta de Campbell, como verán, Parallax viene a ser una suerte de agujero negro galáctico, capaz de devorar las almas de todo aquel que se cruce en su camino.
En todo ello tiene mucho que ver Thaal Sinestro. Este espléndido personaje, bien interpretado en la película por Mark Strong, nació en Green Lantern, vol. 2, nº 7 (julio-agosto de 1961). Al principio, Sinestro ejerce como mentor de Hal Jordan, pero la ambición –y un exceso de carisma que le va bien al estilo de Strong– lo alejan maliciosamente de los Green Lantern Corps.

Otro personaje fundamental en la película es Hector Hammond, cuya primera aparición tuvo lugar en Green Lantern, vol. 2, nº 5 (marzo-abril de 1961). En los cómics, se trata de un criminal que descubre los fragmentos de un meteorito. Como se pueden imaginar, las radiaciones de ese hallazgo tienen poderes tan extraordinarios como inquietantes.

En la película, quien lo interpreta es Peter Sarsgaard. En su versión del personaje, el Dr. Hector Hammond aparece como un científico inestable, cuyo cerebro crece descomunalmente a causa de la substancia estelar que contamina el cadáver de Abin Sur: el Green Lantern que cede su testigo a Hal Jordan.

Del cómic a la pantalla
En el relato de cómo se llega a filmar una película, suelen abundar las anécdotas relativas a quién pudo intervenir en ella pero al final no lo hizo. Si hablamos de Green Lantern, esas anécdotas son tan numerosas como evocadoras. Por ejemplo, allá por 1997, Warner Bros. le propuso esta adaptación a Kevin Smith. El bueno de Smith la rechazó, pero es obvio que la película hubiera sido muy distinta si él hubiese firmado el guión. Una década después, Warner pensó en la posibilidad de darle un aire cómico a la trama. De ahí que le encomendase a Robert Smigel la redacción de un guión que convirtiera a Jack Black en –¡ay!– Linterna Verde.

El asunto amenazaba con transformarse en una leyenda urbana cuando se le hizo otra propuesta a Zack Snyder. Envuelto en los preparativos de Watchmen, Snyder también rechazó la oferta. Llegó entonces el momento de la improvisación y las casualidades de última hora. Corey Reynolds presentó su propio guión, pero Warner Bros. optó por otro guionista y realizador, Greg Berlanti, quien comenzó a trabajar en el libreto definitivo junto a Green y Guggenheim. ¿Sus referencias? Maestros de la historieta como Denny O’Neil, Neal Adams, Dave Gibbons, y en especial, Geoff Johns.

En esta carrera de relevos, Martin Campbell tomó el testigo en febrero de 2009. Para encarnar al protagonista, se pensó en Chris Pine, Sam Worthington y Bradley Cooper, entre otros, pero al final fue Ryan Reynolds quien se hizo con el substancioso contrato. Visto el resultado, no sé hasta qué punto Reynolds celebra esta oportunidad.

Completan el reparto, además de los actores ya mencionados, Angela Bassett como la Dra. Amanda Waller, Tim Robbins en la piel del senador Robert Hammond –padre de Hector Hammond–, Temuera Morrison como Abin Sur, y Taika Waititi como el ingeniero Thomas Kalmaku.

El rodaje comenzó el 15 de marzo de 2010 en Nueva Orleans, y concluyó el 6 de agosto del mismo año. Con todo, eso suponía sólo la mitad del esfuerzo. Así, durante el proceso de postproducción hubo que añadir 1.300 tomas de efectos especiales, aún más complejas por el hecho de ser una película en tres dimensiones.

Berlanti, Green, Guggenheim y Goldenberg ya están escribiendo el guión de una secuela, pero no sé si el público la espera. Me da la impresión de que ese proyecto acabará en el mismo limbo en el que hubiera tenido que permanecer esta película tan fallida.

Sinopsis

Linterna verde lleva a la gran pantalla por primera vez a este popular y duradero superhéroe, el protagonista es Ryan Reynolds en el papel que da título a la película, y el director es Martin Campbell.

En un universo tan vasto como misterioso, durante siglos ha existido un pequeño cuerpo especial pero poderoso. Protectores de la paz y la justicia, se llama El Cuerpo de los Linterna Verde (Green Lantern Corps). Es una hermandad de guerrilleros que han jurado mantener el orden intergaláctico.

Cada Linterna Verde lleva un anillo que le confiere superpoderes. Pero un nuevo enemigo llamado Parallax amenaza con destruir el equilibrio del poder en el Universo, mantener ese equilibrio y el destino de la Tierra están en las manos del recluta más reciente, el primer humano que ha sido seleccionado: Hal Jordan.

Hal es un piloto de pruebas, con talento y algo chulito, pero los de la Linterna Verde sienten poco respecto por los humanos, que nunca jamás han aprovechado los poderes infinitos que da el anillo.

Pero está claro que Hal es la pieza que faltaba en el puzzle. Junto con su determinación y su voluntad, tiene una cosa que ningún miembro del Cuerpo ha tenido nunca: humanidad.

Si, con la ayuda de su piloto colega y eterna novia Carol Ferris (Blake Lively), Hal puede llegar a dominar rápidamente sus nuevos poderes y encontrar la valentía para superar sus temores, puede que no solo sea la clave para derrotar a Parallax…sino que llegaría a ser el miembro más importante de los Linterna Verde.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero Peña, Cualia. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes y sinopsis © Warner Bros. Pictures, De Line Pictures, DC Entertainment. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.