Cualia.es

«Capitán América: La muerte de un héroe» (1982), de J. M. DeMatteis y Mike Zeck

Entre abril y octubre de 1982, el guionista John Marc DeMatteis y el dibujante Mike Zeck prolongaron su etapa como responsables de las aventuras del Capitán América. Cuando uno lee este cómic, entiende que el reino de sus protagonistas no es de este mundo. ¿Y de qué reino hablamos? De uno que resume la esencia de los ochenta desde casi todas sus perspectivas. En cierto modo, es como uno de esos álbumes que, bajo el rótulo «Lo Mejor de…», alojan la plenitud vital y creativa de aquellos años por medio de una selección inmejorable.

Obviamente, el tebeo que hoy nos ocupa –y que no puede faltar en su colección– no es solo un reducto para nostálgicos, pero nadie podrá negar que la nostalgia vuelve a nosotros en casi todas sus viñetas. Esto último sucede gracias a su contingente de héroes y villanos analógicos, gracias a la pureza de los sentimientos que transmite y gracias asimismo a su fidelidad al entretenimiento de la vieja escuela, todo ello en el contexto de aquella Guerra Fría que convertía la geoestrategia de la época en un peligrosísimo ajedrez.

El encuentro entre el Centinela de la Libertad y los Defensores, las maquinaciones del Imperio Secreto, las peripecias del héroe junto al Equipo América o el Halcón Nocturno, el empuje de Nick Furia y los Comandos Aulladores, el romance de Steve Rogers con Bernie Rosenthal, la reaparición de su amigo de juventud Arnie Roth –treinta años más viejo, ligado sentimentalmente a un hombre que ahora corre peligro–, y a modo de colofón, el equipo que forma Rogers con los otros tres Capitanes América que habitaron el Universo Marvel –en particular, Patriota, nacido en las páginas de The Human Torch # 4 (primavera de 1941)– acaparan el interés de este recomendable volumen, animado con una cantidad casi descabellada de épica y fantasía.

En determinados tramos, comprendemos por qué De Matteis había conseguido notoriedad en la Casa de las Ideas como guionista especializado en monstruos y horrores varios. Recuérdense obras suyas como Weird War Tales #93 (noviembre de 1980) o Yo, Vampiro (House of Mystery #290, marzo de 1981).

Después de haber sido crítico musical en Rolling StoneDeMatteis escribió algunos episodios de la reedición televisiva de The Twilight Zone. En cierto modo, parece que a la hora de adentrarse en el mundo del Capitán América, conserva el mismo espíritu. Y es que, en el fondo, solo alguien que se ha pasado la vida entre películas de serie B, vinilos y tebeos puede ser capaz de plasmar con semejante meticulosidad todos los clichés de la época: desde el estreno de En busca del Arca Perdida hasta la tensión creciente entre las dos superpotencias.

Háganme caso, y lean este cómic sin perder esa perspectiva ochentera. No se arrepentirán.

Sinopsis

Contiene Captain America 268-274, Annual 6 y Defenders 106

Prosigue la recopilación de la excelente etapa de J. M. DeMatteis y Mike Zeck, que comenzara con Marvel Gold. Capitán América: Sueños americanos. En este volumen, el Capi se reúne con Los Comandos Aulladores para hacer frente a la amenaza de Hydra y resurge la escalofriante criatura conocida como Alimaña, mientras viejos amigos vuelven a la vida de Steve Rogers y prosigue su romance con Bernie Rosenthal. Además, un crossover con Los Defensores, en el que figura Daredevil como invitado. Y también: el Annual que reunió por primera vez a los cuatro hombres que han blandido el escudo del Capitán América.

Ficha editorial

Marvel Gold. Capitán América: La Muerte de un Héroe

Autores: J. M. DeMatteis, Mike Zeck, Don Perlin, David Kraft, Alan Kupperberg y Ron Wilson

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Marvel Comics, Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.