Cualia.es

«Batman: Yo soy Gotham» (2016), de Tom King y David Finch

Tras no pocas preocupaciones en torno a la franquicia del Hombre Murciélago, Scott Snyder y Greg Capullo lograron lo impensable: el entusiasmo de crítica y publico, y en un sentido más amplio, la recuperación de una absoluta confianza en el personaje, incluso en los momentos más discutidos de la etapa New 52.

Tras resonar los corchos de las botellas por cortesía de Snyder y Capullo, en 2016 hubo nuevos motivos de celebración, en este caso gracias al guionista Tom King y al dibujante David Finch. Ambos tomaron el relevo con decisión y poderío, tal y como queda de manifiesto en esta estupenda edición de Yo soy Gotham.

Como ya hizo Snyder en su momento, King se propone explorar nuevas personalidades del universo gothamita. En este caso, se trata de dos héroes que, en primera instancia, salvan a Batman, demostrándole la estima que sienten por él y por su ‒digámoslo así‒ horizonte moral.

Gotham y Gotham Girl ‒así se hacen llamar‒ parecen los típicos imitadores del Señor Oscuro: ataviados de acuerdo con un estilo similar, entrenados a conciencia y dispuestos a enfrentarse a los mismos villanos.

Sin embargo, si algo sabemos de Bruce Wayne es que suele resistirse a mostrar confianza a las primeras de cambio. Y menos si se trata de un enmascarado nocturno como Gotham, capaz de volar, con la fuerza de un kryptoniano y empeñado en aparentar un altruismo sospechoso ‒»No estamos aquí para desafiarte ni nada de eso ‒le dice a Batman‒. Estamos aquí para ayudar a esta ciudad. Mi ciudad. Nuestra ciudad»‒. Las cosas, claro está, son más complejas que todo eso, y King nos demuestra que la condición humana, incluida la superheroica, soporta dilemas inquietantes.

El duelo de voluntades que plantea Yo soy Gotham invita a reflexionar sobre ángulos poco frecuentados de la mentalidad de Batman. Sin embargo, más allá de todo lo positivo que cabe decir sobre el guión, la gran baza de este cómic es el trabajo de David Finch, cuya opulencia creativa me parece indiscutible.

Desde luego, no es posible ser sublime ininterrumpidamente, y habrá quien encuentre algún que otro defecto en la narración de King. Sin embargo, a mí me parece que su relato va adquiriendo consistencia, y que mantiene un tono muy notable, tanto en las páginas de apertura como en aquellas que cierran el volumen y anuncian la continuidad del arco argumental.

Por su parte, el trabajo de Finch es impagable, y tiene toda la potencia y la nitidez que uno espera en una aventura de Batman.

Sinopsis

Hay dos nuevos héroes en la ciudad: un par de metahumanos enmascarados que tienen los poderes de Superman y muestran una devoción inquebrantable por preservar todo lo bueno de esta enfermiza urbe. Se hacen llamar Gotham y Gotham Girl, ha salvado la vida de Batman, han luchado junto a él y le han tomado como referente y ejemplo en su aprendizaje.

Pero… ¿qué ocurre si los nuevos guardianes de Gotham se vuelven malvados? ¿Y si culpan al Caballero Oscuro de las tinieblas que amenazan con engullir su ciudad?

Cuando se desencadenan fuerzas siniestras, capaces de retorcer las mentes de los hombres y convertir a héroes en monstruos, llega el momento de que Batman y sus aliados tomen una decisión de una vez por todas: ¿es Gotham una fuerza del bien… o un motor de cuanto es maligno?

¡Desde las páginas de la superproducción Universo DC: Renacimiento llega el primer volumen de una nueva saga en la vida del Caballero Oscuro, Batman: Soy Gotham, de la mano de las superestrellas Tom King (Grayson) y David Finch (Wonder Woman), que le dan forma junto a otros creadores estelares del talento de Scott Snyder (Batman), Ivan Reis (Liga de la Justicia) y Mikel Janín (Grayson)! Este tomo, que sirve como punto de partida perfecto para cualquier lector, recopila el especial Batman: Rebirth y los números 1 al 6 de la nueva serie regular de Batman.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © ECC, DC Comics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.