Cualia.es

«Sharp Dressed Man» (1983), de ZZ Top

ZZ Top nunca fueron unos sex symbols ni unos iconos de la moda, pero curiosamente, suenan convincentes en esta canción sobre cómo los hombres ricos y bien vestidos resultan irresistibles para las mujeres.

En los años ochenta, un traje de seda se consideraba muy in, pero ZZ Top siguieron fieles a sus cómodos vaqueros. El vídeo que dirigió Tim Newman, emitido constantemente por la MTV, atrajo a una nueva hornada de fans, que pronto se familiarizaron con las largas y características barbas de los componentes del grupo.

Por otra parte, esta fue una de las primeras canciones de ZZ Top en la que integraron sintetizadores. Mezclados con la rasposa guitarra de Billy Gibbons, les aportaron un nuevo sonido, sin alienar por ello a los fans más veteranos. También contribuyó a resaltar los bajos, manteniendo un sonido más pesado que el habitual de los grupos tecno entonces en boga, como la Human League.

Gibbons lo definió como “un matrimonio exitoso entre un ritmo tecno y una banda blues de taberna”.

Incluida en su álbum Eliminator (Warner Bros, 1983), producida por Bill Ham, con mezclas de Terry Manning, la canción destaca entre los recuerdos que Gibbons le contó en una entrevista a David Fricke. «A los 65 años ‒escribe este último‒, Gibbons, nacido en un suburbio de Houston, hijo de un pianista y director de orquesta, ha tocado blues durante más de medio siglo. Así queda reflejado en los quince álbumes que grabó con ZZ Top, junto al bajista Dusty Hill y el batería Frank Beard. Figura entre ellos Eliminator, que en 1983 vendió diez millones de copias. Ese disco, con sus riffs sintetizados y su ritmo moderno, venía a reflejar la aventura personal de Gibbons, un devoto del blues. (…) ‘Solo nos presentamos como unos intérpretes’, dice Gibbons sobre ZZ Top. También señala algo que el difunto productor Jim Dickinson le dijo después de que la banda grabase Eliminator: ‘Habéis llevado el blues a un plano muy surrealista. Y aun así, mantiene la tradición’».

«Fui a ver una película ‒cuenta Gibbons‒. A medida que subían los títulos de crédito, vi que uno de los actores era descrito como ‘Sharp Eyed Man’ (hombre de ojos aguzados). Así comenzó el asunto. El tema tenía esta potente línea de bajo del sintetizador. ¿Sabes quién tenía éxito en ese momento? Depeche Mode. Fui a verlos una noche y aquello me confundió. Sin guitarras, sin batería. Todo venía de las máquinas. Pero había un rastro de blues en todo aquello. Les hice una visita entre bastidores. Tenía que conocer a estos chicos. Ellos se sorprendieron: «¿Qué te trae por aquí?». Y yo les dije: «Pues hombre, la pesadez». Nos hicimos amigos. Martin Gore era un guitarrista atrapado tras de los sintetizadores. Él estaba en plan: ‘Hombre, hablemos de guitarras’» (Rolling Stone, 10/11/2015).

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes ("De viajes, tesoros y aventuras"), el cómic ("Un universo de viñetas"), la ciencia-ficción ("Un universo de ciencia ficción") y las ciencias y humanidades ("Saber si ocupa lugar"). Colabora en el podcast "Los Retronautas".