Cualia.es

«Sargento Rock: Entre el cielo y el infierno» (2003), de Brian Azzarello y Joe Kubert

Hace casi medio siglo que Joe Kubert (1926-2012) emprendió su obra más conocida: la serie del Sargento Frank Rock y los demás hombres de la compañía Easy, héroes a su pesar durante la Segunda Guerra Mundial.

Con la idea de revitalizar una creación con tanta solera, Kubert se asoció con Brian Azzarello (100 balas). Juntos nos regalaron una novela gráfica de primera categoría (Sgt. Rock: Between Hell and a Hard Place, octubre de 2003), en la que el género bélico se tiñe de misterio y de emociones propias de la novela negra.

La historia tiene un planteamiento apasionante. Corre el año 1944 y la Compañía Easy –Bulldozer, Soldadito de Hielo, Salvaje y Tirofijo– descubre algo muy parecido al infierno en el bosque de Hurtgen. Los hombres al mando de Rock, acompañados por los correspondientes reemplazos, capturan a cuatro oficiales de las SS. Tres de ellos son asesinados, y eso desata un torbellino de sospechas. ¿Quien ha cometido el crimen? ¿Un miembro de la Easy con ganas de venganza? ¿Un malhechor desconocido?

Sargento Rock: Entre el cielo y el infierno es un homenaje al pasado, pero su calidad logra que olvidemos su condición nostálgica. Con humor fatalista y violencia estilizada, la novela gráfica de Kubert y Azzarello nos presenta un panorama humano extremadamente atractivo, que se mueve entre el heroísmo y la perplejidad.

Si se observan de cerca, casi se puede oír en las viñetas el silbido de las balas y el tableteo de las ametralladoras. Los protagonistas son tipos acostumbrados a esa lotería sangrienta. Viven en el interior de sus propias mentes, y solo se salvan de la locura mediante dos acciones: cumplir las ordenanzas y confiar en los compañeros de patrulla.

En la década de los cincuenta, cuando Vietnam era un horror inimaginable, los personajes como el Sargento Rock eran figuras desafiantes que ignoraban el miedo o el estrés postraumático. Y además lo hacían con una garantía sutil de excelencia en el combate. Gracias a Azzarello, esa vieja concepción del tebeo bélico se reviste de modernidad, lo cual no deja de ser otra hazaña. De hecho, no es difícil relacionar esta obra con teleseries como Hermanos de sangre o The Pacific.

Por cierto, ¿soy el único que encuentra muy similar el estilo de Kubert al de Hugo Pratt?

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © DC Comics. Cortesía de Planeta DeAgostini Comics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.