Cualia.es

«Odisea Cósmica», de Jim Starlin y Mike Mignola

A partir de mediados de los setenta, gracias al empeño de George Lucas por recuperar formas narrativas del pasado ‒en concreto, el pulp y la space opera‒, la ciencia-ficción de un estilo levemente anacrónico invadió nuevamente el imaginario colectivo. Siguiendo esta tendencia, Epic Comic publicó Dreadstar en 1982, y no hay duda de que ese cómic abrió una nueva vía de trabajo para muchos guionistas.

Cuatro años después, el autor de DreadstarJim Starlin escribió esta Odisea Cósmica que, dentro de los parámetros del universo DC, aunaba los ingredientes propios del tebeo de superhéroes con varias de las señas de identidad más clásicas de la space opera.

Como punto de partida, Starlin situó a un Darkseid desconcertado ante una amenaza que rebasa su propio poderío, y que a través de una serie de contactos ‒digámoslo de esta forma‒ diplomáticos, entra en contacto con los héroes que habitualmente luchan contra él ‒Superman, el Detective Marciano, Batman, Green Lantern…‒ con el propósito de concertar un frente que evite la destrucción de todo el universo.

Esa alianza entre Darkseid, los Nuevos Dioses y héroes como los citados, sumada a una amenaza inconmensurable ‒la Antivida‒, convierte a Odisea Cósmica en una aventura realizada a macroescala, con un desarrollo operístico y un escenario tan amplio como lo es la propia galaxia.

Más arriba mencioné el pulp. Si hay un dibujante que ame esta fórmula, ése es Mike Mignola. Aunque en 1988 aún no había alcanzado el enorme prestigio que hoy tiene, lo cierto es que su carrera ya había cobrado impulso. Artista personal y lleno de recursos, aquí puso en marcha muchas de sus cualidades, dotando de una extraordinaria originalidad estética a todo el proyecto. El entintado de Carlos Garzón y los colores de Steve Oliff hicieron el resto.

Aunque la ciencia-ficción más tradicional sirve de plantilla a esta obra, figuras como Etrigan añaden a la mezcla oportunos elementos de fantasía que terminan de redondearla. No me sorprende, pues, el éxito multitudinario de Odisea Cósmica, tanto por su ritmo épico como por lo variado y bien elegido de su reparto de personajes.

El vuelo imaginativo de creadores como Starlin y Mignola nos ofrece una justificación más que suficiente para recomendar este cómic a los recién llegados. A los veteranos, me imagino, no les hacen falta ni este ni otros consejos para lanzarse a releerlo.

Copyright  del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © DC Comics, ECC Ediciones. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.