Cualia.es

«Hellboy en el Infierno» (2012), de Mike Mignola

«El 23 de diciembre de 1944, Hellboy surgió de una bola de fuego en las ruinas de una iglesia, cerca de East Bromwich, Inglaterra. En 1952 le fue otorgado el estatus de humano por un acta especial de las Naciones Unidas y empezó a trabajar como agente de la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal.

Abandonó la A.I.D.P. en 2001 y viajó a África, donde fue abducido por unas sirenas. Tras varios años perdido en el mar, volvió a Inglaterra, luchó contra unos gigantes, se enamoró, y descubrió que era descendiente directo del Rey Arturo y, por lo tanto, el legítimo rey de Gran Bretaña.

Poco después, luchó contra un dragón y murió”.

En estas breves líneas resume Mike Mignola los 20 años de publicación de su personaje más famoso, y de paso sintetiza la esencia de los cómics de Hellboy: extravagantes, fantásticos, épicos y cómicamente minimalistas.

Tras años de dedicarse exclusivamente a los argumentos y la edición de los cómics del universo Hellboy, Mignola vuelve a coger los lápices para iniciar esta nueva etapa de su demonio.

La serie Hellboy acabó con la muerte del protagonista. Esto es Hellboy en el Infierno. No es lo mismo que Hellboy… en teoría.

En teoría.

Desde la célebre muerte y resurrección de Superman, prácticamente todos los personajes del mundo del cómic han fallecido en alguna ocasión y regresado del Más Allá, así que no iba a ser menos un tipo como Hellboy, acostumbrado a charlar con esqueletos, momias y fantasmas como usted habla del tiempo con el panadero.

Hellboy en el Infierno es, quizá, un poquitín más extraña (más perteneciente a ese subgénero fantástico que llaman weird) que su serie predecesora, pero no nos engañemos: no es más que una continuación. De hecho, si usted no ha seguido las peripecias de Hellboy –e incluso de algunos de sus personajes satélite, como el cazador de brujas Sir Edward Grey–, no entenderá demasiado de qué va todo esto.

En todo caso, los sobresalientes dibujos de Mignola ya son un aliciente para cualquier lector, incluso el casual: claroscuros espectaculares, ruinas evocadoras, estatuas, crustáceos, tentáculos, trazos y diseños falsamente sencillos, personajes simiescos… todos sus sellos de identidad están en las páginas de esta obra.

El Infierno de este cómic no es la cueva llena de fuego que cabría esperar, sino más bien una combinación de distintos infiernos y inframundos de diversas culturas y religiones. Se trata de un mundo subterráneo de penumbra, con aspecto silencioso y dormido, donde conviven ideas de MiltonDanteDickensGoya o Lovecraft sin darse codazos.

Hellboy en el Infierno se podría situar a medio camino entre las aventuras en el inframundo del demonio Etrigan y las del Morfeo de Neil Gaiman, pero siempre con ese tono tan peculiar de Mignola.

En la primera mitad del volumen asistimos a la llegada de Hellboy al Más Allá, donde descubre que lo ha perdido todo y se mete, sin comerlo ni beberlo, en el epicentro de un conflicto demoníaco.

Habría sido sencillo que la historia cayera en la épica más desmadrada o en el psicodrama existencial, pero el encarnado protagonista sólo malgasta un par de viñetas cayendo en la depresión, hasta que un personaje le recuerda a Hellboy que lo suyo no es la autocompasión.

A partir de ahí, el héroe se dedica a lo que mejor sabe: soltar mamporros, decir “hijo de p…” y meterse en aventuras disparatadas con regusto folklórico, como la de ayudar a un alma en pena a librarse de su maldición. El método: averiguar en qué va a consistir la cena del condenado, preguntándoselo a la abuela de un demonio.

¡Hellboy puro y duro!

Sinopsis

Para salvar el mundo, Hellboy sacrificó su propia vida. Condenado a regresar al Infierno, el demonio rojo se encontrará con viejos conocidos que le revelarán secretos de sus orígenes.

Mike Mignola regresa a los lápices de su creación más conocida para sorprendernos con un increíble viaje a través del inframundo.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Norma Editorial. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).