Cualia.es

Mis libros de cabecera: «Ghosteria», de Tanith Lee

Siendo un inocente púber, las novelas fantásticas de Tanith Lee me inducían a un estado de dulce sosiego, aunque sus historias trataran de demonios consagrados a pervertir ángeles con todo lujo de detalle, como en El señor de la noche (Night’s Master, 1978). Pero por crueles que fueran los relatos ‒y eran crueles, incluso para lo habitual en la fantasía adulta de los 70‒, su prosa se acogía al encanto de los cuentos orientales y de su lectura emanaba un sereno ritmo interno que me apaciguaba.

Siempre recordé con cariño esa mezcla de historias crudas con una narrativa sedosa que conducía a cierta placidez interior. Desde luego, en el terreno de la salvajada, la autora londinense no tenía nada que envidiarle a la deliciosa Anne Rice cuando se pone pornográfica, pero la prosa de Lee fluye con menos borbotón: su pluma está más cerca del poema que del folletín.

Hace poco, aprovechando la accesibilidad que permite una librería virtual, compré Ghosteria (1), una recopilación de cuentos de Tanith Lee. La selección está hecha un poco a la buena de Dios con el pretexto aglutinador de algún matiz fantasmal en cada relato, rescatado en cada caso particular de antologías o de revistas especilizadas. Pero leer a Lee es como una sesión de sauna: uno siempre queda planchado y como nuevo. Y aquí también brillan varias joyitas cortas que merece la pena destacar. Por ejemplo:

«The Abortionist’s Horse» es un cuento de terror que me ha hecho revolverme inquieto más de una vez, así que no quiero pensar qué podría sentir una lectora embarazada. En fin, digamos sucintamente que trata de una inminente madre soltera que se muda sola al campo para arrullar del mejor modo posible su estado de buena esperanza…, hasta que empieza a sospechar que puede recibir la visita nocturna del fantasma de una matrona que en el pasado se encargaba de todos los abortos del pueblo…

No os voy a engañar: la verdad es que se pasa mal con este cuento, pero mal bien, ya me entendéis. A ratos parece uno de esos episodios llenos de atmósfera del terror televisivo británico.

En las antípodas sensoriales se encuentra «Thuvia Made of Mars», que seguro volverá locas a todas las personas que tengan gatos. Se trata de un homenaje terriblemente emocional pero sin un ápice de cursilería ‒no sé cómo lo consigue, o tal vez es que lo cursi con gato anula lo cursi‒ a la figura de una mascota gatuna en el trance de su deceso. Si se te ha muerto un minino, vas a llorar a mares. Pero en contraste con el mal rollo del cuento anterior, aquí subyace un canto a la vida: hay mucha tristeza, sí, pero una tristeza purificadora. Y al final, cierta alegría. Es una puta maravilla que seguro releeré.

«The Ghost (In Two Letters)» es una bella historia clasicista de tradición gótica y romántica, sin grandes alardes argumentales, pero con sólido desarrollo y sorpresita final.

«The Lady-Of-Shalott House» es otra maravilla inspirada en un poema de Lord Tennyson. Plantea una arrebatada historia de amor a primera vista en un entorno rural, que gracias a la prosa de su autora despega desde esa llanura campestre a auténticas “cumbres borrascosas”. Otra resolución magistral a partir de una sencilla premisa hace que en sus manos este cuento vuele muy alto.

«The Winter Ghosts» también me enamoró: relata cómo una simple cena familiar puede acabar convertida en escalofriante reunión con unos convidados que no son de piedra, pero tampoco de carne y hueso…

Tanith Lee es de esos autores que uno lee por cómo te cuenta las cosas. Más allá del nivel de calidad argumental que ofrezca cada propuesta suya, cuando abres un libro de Tanith Lee sabes que vas a encontrarte con una voz cómplice y que su suavidad de formas siempre recubre alguna zarza espinosa.

Ya han pasado seis años desde que ella nos dejó. Si no conocías su nombre o su obra, deja que se acerque a ti.

Su fantasma te dará vidilla.

(1) Ghosteria Volume One: The Stories (2014) y Ghosteria Volume Two: Zircons May Be Mistaken (2014).

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)