Cualia.es

«Lo que el viento trae» (2008), de Jaime Martín

Jaime nunca acabó de encajar en la primera generación de El Víbora, la de Gallardo y Mediavilla, Max, Nazario… y tampoco en la subsiguiente de los 90, la de Miguel Ángel Martín, Mauro, Iron.

Jaime salió teniendo un pie puesto en cada una. Tenía la inquietud social de los primeros, pero, quizá inconscientemente, manejaba con precisión y sin ruborizarse recursos clásicos de género dramático. Curiosamente, era menos “rompedor” formalmente que el resto de sus compañeros underground y prefería explicar historias siguiendo modelos más ortodoxos. En ese sentido, su “conservadurismo” narrativo sí le acercaba más a los autores de su propia edad. Pero él fue, durante mucho tiempo, por precocidad y miras, la avanzadilla de ese siguiente pelotón de autores.

En cualquier caso, recuerdo haber pensado siempre en Jaime como un autor fuera de catalogación grupal.

Durante mucho tiempo, los lectores que admirábamos a Jaime Martín temimos que sufriera el síndrome de Sangre de barrio (2005) y no supiera ni pudiera volver a enfrentar otra obra de igual envergadura y diferente signo.

Con Lo que el viento trae rebasó todas las expectativas.

Lo habitual, cuando se trabaja para un editor extranjero y éste te demanda una historia situada en un marco internacional, es decantarse por un supuesto trasfondo anglosajón de relajadas especificidades ‒espero no traicionarme con esta generalización, ¿de quién coño estoy hablando pues?‒. Ese NY o LA genérico que el inconsciente colectivo identifica a la primera con el intercalado ocasional de un rascacielos o un yo, bro, siempre socorre la parte haragana del autor y provee un decorado de segunda mano a la imaginación del lector, a veces también sorprendentemente haragana.

En cuanto a Jaime Martín, todo lo contrario. Con Lo que el viento trae (no deja de acosarme absurdo y a traición, como un mosquito cabrón, un título más derivativo, Lo que el viento se trajo), publicado en España por Norma Cómics, su autor quiso plasmar una historia de terror clásica en un entorno muy exótico y lejano, pero muy concreto merced a su talento: la Rusia de primeros de siglo XX.

Dos hechos históricos encuadran con igual relevancia la ficción que Jaime Martín nos presenta: el revuelto ambiente estudiantil de un Moscú pre-Revolucionario y el descubrimiento científico de la anestesia, que marca una nueva era en la percepción social del médico, reconvertido de matasanos en semidiós del mundo moderno.

Estos dos hechos son tomados por Jaime Martín para materializar una Rusia urbana y rural con una textura casi hiperrealista, absolutamente verosímil y envolvente. La presencia de un marco de “localismo ajeno” es tal y de tal aliento, y funciona con tal riqueza de matices, que a poco se come la algo arbitraria gradación dramática de la propia historia inventada.

Y, con todo, Lo que el viento trae es una obra subyugante, rica y de una belleza plástica de primera categoría. El dibujo de Jaime Martín alcanza una madurez expresiva casi virtuosa, y pongo el ‘casi’ casi por efecto estético o porque es español y estos absolutos el inconsciente los reserva a los extranjeros. Al mismo tiempo, su fatalismo innato insufla una tristeza paladeable a todo el álbum, y especialmente a su tremendo desenlace. Esa tristeza trasciende los propios recursos del género terrorífico que Jaime emplea y, de hecho, los valida con mayor efectividad que el propio efectismo que detonan.

Sinopsis

Jaime Martín (Sangre de barrio, La memoria oscura) nos presenta su último trabajo, Lo que el viento trae, una historia ambientada en una aldea en lo más profundo de la Rusia pre-revolucionaria.

Año 1916, Rusia es una olla a presión a punto de explotar. Tras el fracaso de la Revolución de 1905, los bolcheviques y demás revolucionarios están cada vez más activos, y el Zar y el ejército cada vez más debilitados. En medio de todo este panorama, un estudiante de cirugía es enviado a un hospital perdido en los Urales, donde la superstición se mezcla con la ciencia y los fantasmas y monstruos con la enfermedad

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Previamente publicado en Comicsario, un blog para la fenecida editorial Glénat España. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Norma Editorial. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)