Cualia.es

La Academia de Ociosos

Algunas reflexiones que leo, en estos días, sobre las redes sociales guardan cierta relación con las que provocó la aparición de los periódicos en el XVIII.

Hay quienes los recibieron con interés, otros con extrañeza, algunos hacen hincapié en su relación con la libertad, pero buena parte de las que se consideraban a sí mismas las élites más ilustradas, no ocultan su incomodidad, menosprecio o desdén.

La Academia de Ociosos, editado a partir del 13 de octubre de 1763, era el periódico de Juan Flores Valdespino. A él se dirige Carlos Rosa de la Zarza con una «Carta al Autor de la Academia de Ociosos» en la que, a propósito de la proliferación de publicaciones, le dice: «Cuando ve V. md. aquí viene a turbar mi sosiego no sé qué tropa inquieta de pigmeos literarios, no sé qué plaga de langostas y sabandijas, no sé qué aluvión de entes diminutos, cartillas críticas, a manera de novenas o libritos de devoción, un escuadrón formidable de Duendes EspeculativosHurones PolíticosEstafetasCorreosCajones de SastresPensadores de ambos sexosAduanas Críticas,  y por fin llegué a perder la paciencia fue cuando me vi con una Academia entera de Ociosos (..) (…) Qué, ¿ya no es menester ligarse a un asunto, ilustrar todas sus partes, buscarles lugar con proporción y simetría a todo el cuerpo, sino tirar líneas a todas sus partes, hablar vario, y sólo lo que se sabe, cuando se halla duro quedarse a flor de tierra, no profundizar sino lo que es fácil, y en fin, escribir sin más prevención ni perfiles que los que se gastan para decidir en una conversación, entretener el tiempo en un estrado y dar su voto en una tertulia?»

Copyright © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Ramón Mayrata

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión. A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: "Estética de la serpiente" (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología "Espejo del amor y de la muerte", prologada por Vicente Aleixandre (1971). Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: "El imperio desierto" (Mondadori, 1992). Su amplia bibliografía incluye títulos como "Valle-Inclán y el insólito caso del hombre que tenía rayos x en los ojos", "El mago manco" y Fantasmagoría. Magia, terror. mito y ciencia".
Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Autor de innumerables artículos en periódicos y revistas, en la actualidad colabora en "El Norte de Castilla".