Cualia.es

El tenor Alfred Piccaver

Abundantes y, en ocasiones, brillantes, fueron los tenores que intentaron continuar la obra de Enrico Caruso.

Sin duda, para toda una época Caruso fue sinónimo de tenor y no parecerse al Commendatore podía pensarse como una minusvalía. Entre aquellos de primera calidad cuenta Alfred Piccaver (1884- 1958), inglés de nacimiento, con antepasados españoles y educación norteamericana, que se impuso, especialmente, en el mundo germánico, más concretamente en la Viena imperial, y que supo expedirse en italiano y francés.

Piccaver tenía, por naturaleza, una notoria afinidad tímbrica con Caruso y esto le permitía coincidir en ciertas inflexiones. Pero, sobre todo, contaba, al igual que el glorioso napolitano, con un registro central mórbido y ancho, fácil a todos los lirismos, a la vez que un agudo punzante y relumbrón, que lo habilitaba para papeles de empuje. Así es como Piccaver resolvió partes líricas (Duque de Mantua, Rodolfo, Enzo Grimaldo, Cavaradossi, Fausto, Pinkerton, Loris Ipanoff) y de carácter (Radamés, Turiddu, Canio, Don José, Johnson, Des Grieux, ésta supervisada por el mismo Puccini).

En todos estos roles puede juzgarlo el aficionado gracias a estas tomas de los años veinte, plena madurez de las facultades vocales y expresivas de Piccaver, quien despidió su larga carrera con un concierto, en 1955.

Disco recomendado: Recital Alfred Piccaver (1884-1958): Arias de Don Sebastiano, Rigoletto, Il Trovatore, Un ballo in maschera, Aida, Faust, Carmen, La Bohème, Cavalleria, I Pagliacci, Fanciulla, etc / PREISER / Ref.: 89601 (1 CD)

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo se publica en Cualia por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")