Cualia.es

El amor como hipnosis

Percy B. Shelley escribió un enigmático poema, La dama magnética a su paciente, publicado en el año de su muerte, 1822. En el poema las teorías de Mesmer sirven de fundamento a las ideas feministas de Shelley.

Mesmer introdujo un conjunto de directrices y prácticas que derivarían hacia lo que más tarde se denominó hipnosis. Aparentemente ofrecía cobertura científica a un tipo de energía invisible, un constante y subconsciente flujo al que denominaba magnetismo animal que algunos identificaban con el alma.

Su forma de trabajar era muy estudiada y teatral. En el hotel Bouillon se reveló como un excelente director de escena. En la sala de tratamientos utilizaba escenografía y efectos especiales: un decorado que apelaba al universo místico, una iluminación en penumbra, música relajante y aromas, fragancias orientales, guion y coreografía para las curaciones colectivas.

Mesmer se paseaba entre sus enfermos, vestido con una túnica de seda morada, golpeándoles con una varita mojada en agua sulfurosa. No era raro que los pacientes entraran en trance.

En el poema, una mujer le refiere a su amado que el amor es hipnosis, un fluido vital que brota de uno a otro, por lo que nunca se pertenecerán. El poema describe las fases del trance mesmérico y parte de la hipótesis de que existe un fluido invisible que traspasa el hipnotizador al hipnotizado.

¡Duerme, duerme! Olvida tu dolor;

Mi mano esta sobre tu frente,

Mi espíritu sobre tu cerebro;

Mi compasión en tu corazón, pobre amigo;

Y de mis dedos fluyen

Los poderes de la vida, y como una señal

Te protegen en tu hora de infortunio;

Y anidan en ti, pero no pueden mezclarse.

Copyright del artículo © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Ramón Mayrata

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión. A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: "Estética de la serpiente" (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología "Espejo del amor y de la muerte", prologada por Vicente Aleixandre (1971). Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: "El imperio desierto" (Mondadori, 1992). Su amplia bibliografía incluye títulos como "Valle-Inclán y el insólito caso del hombre que tenía rayos x en los ojos", "El mago manco" y Fantasmagoría. Magia, terror. mito y ciencia".
Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Autor de innumerables artículos en periódicos y revistas, en la actualidad colabora en "El Norte de Castilla".