Cualia.es

«Dago: La Araña», de Robin Wood y Alberto Salinas

Dago es una historieta que siempre impacta, no sólo por el impecable acabado gráfico del maestro Alberto Salinas, sino por la calidad literaria de los guiones de Robin Wood. Esta saga, publicada desde 1981, es una de esas creaciones que a uno le puede reconciliar definitivamente con el cómic, más allá de cualquier prejuicio imaginable. De hecho, el noveno arte justifica su categoría gracias a obras como ésta.

Si el lector ya ha circulado por el mundo de Dago ‒un noble veneciano que acaba convirtiéndose en jenízaro en los tiempos en que Constantinopla era uno de los centros del mundo‒, sabrá que en sus vagabundeos adopta un doble perfil: por un lado, el de observador imparcial de prodigios y desgracias, y por otro, el de caballero errante que protege a los débiles y endereza el destino de quienes así lo merecen.

En esta nueva entrega, Dago encuentra se reencuentra con Barbarroja, de suerte que la piratería y las aventuras en alta mar se convierten en su nuevo horizonte vital.

Aunque Wood mantiene en todo momento el propósito de entretener al lector, hay en sus páginas un fondo melodramático de alto voltaje. Sin duda, los dos elementos clásicos del melodrama son la expiación y la salvación. Ambos aparecen alternativamente en el viaje de Dago, como un recordatorio de las aspiraciones básicas del ser humano.

En este sentido, y ya que hablamos de expiación, se advierte que las fechas en que fueron completados estos relatos permitían una mayor dureza en las tramas. Pienso, por ejemplo, en el devastador planteamiento de «La zona de la mujer», una de las historias más terribles que he leído en toda la saga. En ella, la desgracia y el castigo alcanzan cotas realmente atroces.

La conciencia de su destino sigue siendo el principal acicate del protagonista, que en el fondo lleva el dibujo de la venganza señalado en casi todos sus empeños. No obstante, es cierto que Dago no es arbitrario en absoluto. La suya es una figura moral, y en este sentido, nunca dejamos de identificarlo como un héroe a quien las cosas se le han puesto difíciles.

En el fondo, sobre todo en las historietas integradas en este volumen, Dago es un nómada empeñado en dar un sentido a su vida, tan acertado en sus actuaciones como en sus juicios. De ahí que tenga tanta habilidad para sobrevivir a las más alambicadas intrigas palaciegas.

Sinopsis

Dago vuelve a Constantinopla con el propósito de descansar de su largo viaje por la geografía del imperio Otomano. Pero la ciudad que lo recibe no es un remanso de paz, sino un hervidero de intrigas de las que ni el Jenízaro Negro puede sustraerse. La única forma de escapar de ese nido de víboras consiste en embarcarse junto a Barbarroja en una misión secreta que lo conducirá a las costas de Argel, donde quedará prendido en la red de una peligrosísima asesina a sueldo conocida como la Araña.

Este volumen reúne una docena de episodios firmados por Robin Wood y Alberto Salinas entre los años 1993 y 1994. Estos relatos demuestran, una vez más, el carisma y la riqueza de matices de un personaje inigualable.

EDICIÓN ORIGINAL: Dago núms. 118 a 129 || FECHA PUBLICACIÓN EN ESPAÑA: Abril de 2015 || GUIÓN: Robin Wood || DIBUJO: Alberto Salinas || FORMATO: Rústica, 184 págs. Blanco y negro.

Copyright  del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © ECC Ediciones. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.