Cualia.es
Crítica Terrifier 2

Crítica: ‘Terrifier 2’ (2022)

En la últimas décadas, el género gore (según la RAE: «De terror con recreación en las escenas sangrientas») ha sufrido un proceso de «democratización» por el cual ha perdido su inicial poder de transgresión, su impacto.

En cuanto los niños juegan a videojuegos repletos de cabezas que explotan , miembros que vuelan y vísceras que se derraman, o las abuelas asisten mientras cenan a repulsivas autopsias en series policíacas, todo ello sin la menor perturbación, poco pueden hacer las películas sangrientas para crear impacto.

Teniendo en cuenta esto, el fan veterano de la evisceración lúdica no puede sino maravillarse por la buena acogida, de lo más inesperada, de la secuela de Terrifier (2016), film tan discutido como celebrado dentro del círculo de los aficionados al terror más cafeteros. Según a quién se pregunte, Terrifier sería a su vez secuela o no de All Hallows Eve (La víspera de Halloween), modesto film de 2013 en el que Damien Leone, el creador del invento (director, guionista, creador de los efectos de maquillaje, etc…), reunía algunos cortometrajes propios para formar un film de antología en el que el payaso infernal Art (Mike Giannelli, sustituido en las siguientes películas por el muy superior David Howard Thornton) se presenta como una criatura especialmente repelente, sádica y odiosa, amén de aparentemente inmortal.

Ni Terrifier ni Terrifier 2 proporcionan información sobre el origen de este ser, y una gran parte del carisma de Art depende de ese misterio. Su aspecto y su desconcertante proceder añaden el resto.

Aunque, como sucede con el gore, los payasos asesinos ya empezaban a cansar al público, Damien Leone y David Howard Thornton han conseguido que Art se establezca como el nuevo personaje estrella que el cine de terror estaba pidiendo, después de tantos años viviendo de viejas figuras como Michael Myers y compañía.

No se puede decir que Leone tenga unas grandes facultades como cineasta. Exhibe un tipo de realización y montaje bastante funcional, aunque no incompetente. Es más, el ritmo algo parsimonioso de estas películas acaba ayudando, ya sea a propósito o accidentalmente, a la agradable incomodidad que provocan en el espectador.

No estamos aquí ante el terror gore festivo de Freddy Krueger o Sam Raimi. El payaso Art es el único que se parte de risa (carcajadas mudas) al perpetrar sus espantosas obras homicidas. Que sea carismático no quiere decir que nos caiga bien, y de hecho, se hace detestable, no solo por sus asesinatos sino por saltarse algunas «normas» que los aficionados al terror ya habíamos asimilado como inquebrantables, transformándonos sin querer en lo que odiábamos: reaccionarios.

Art enfurece al público razonable por su maldad, pero también al consumidor de gore por pecados como el de usar de vez en cuando armas de fuego. Lejos de desechar las películas de Terrifier por caer en ese pecado, lo suyo es agradecer a Damien Leone hacernos despertar de nuestro letargo y volver a esperar lo inesperado.

Por lo demás, Terrifier 2 llama la atención por su larguísima duración, inédita en un slasher: dos horas y media. Aunque no se hacen largas, sí están injustificadas y Leone podría prescindir de escenas de drama familiar que tampoco aportan gran cosa o de momentos pesadillescos bienintencionados, pero no del todo logrados.

La sombra de Pesadilla en Elm Street planea demasiadas veces sobre Art, quien a veces parece estar buscando su propio lugar, tirando mientras tanto de monstruos clásicos de los 80.

Como en las anteriores películas, el director intenta dar a Terrifier 2 una apariencia (por medio de la fotografía y postproducción) de video nasty. Es decir, de aquellas películas de bajo presupuesto que florecieron alrededor de 1980, polémicas por su violencia gráfica y aspecto sucio. Tampoco se afana en hacer pasar su film por una fotocopia de aquel cine, sino que más bien utiliza esa sensibilidad (quizá no sería esa la palabra) como base para crear su propio estilo. Un estilo todavía algo primerizo, pero que rápidamente va encontrando su propio cauce.

Tras el ruido de Terrifier 2, veremos cómo este interesante realizador es capaz de superar su propio éxito y, si llega el caso, qué resultado tienen sus esfuerzos al salirse del paraguas del carismático payaso Art.

Advertencia final: Terrifier 2 no es una película en la línea de Scream. Es mucho más brutal. Aunque son algo menos chocantes que las de la anterior entrega, incluye muertes sádicas en las que se atisba un pelín de fetichismo misógino, aquí atenuado por la inclusión de una heroína de armas tomar (literalmente). En definitiva, que es solo apta para estómagos curtidos.

Sinopsis

Un año después de la ahora infame masacre del condado de Miles, el asesino en serie Art el Payaso regresa para causar estragos en una familia en duelo. En esta ocasión los que se enfrentan a Art son un joven llamado Jonathan que tiene una obsesión particular con él y su hermana mayor Sienna, una artista con afición por el cosplay.

Heredera de la creatividad de su difunto padre, de su propensión al desequilibrio mental y de su vínculo extraño y sobrenatural con Art, Sienna está transformando minuciosamente el diseño de un personaje de espada y brujería que su padre dibujó para ella en un disfraz para Halloween. Las líneas entre la pesadilla y la realidad se entrecruzan cuando una aparición demoníaca guía a Art hasta los hermanos y el espantoso número de cadáveres va en aumento. Para sobrevivir, Sienna tendrá que convertirse en esa heroína por completo y enfrentarse a su antagonista en un mundo de sueños, fantasía y leyenda.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Dark Age Cinema, Fuzz on the Lens Productions, Selecta Visión. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019), "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019), "Psicosis. El libro del 60 aniversario" (2020), "Pasión de los fuertes. El libro del 75 aniversario" (2021), "El doctor Frankenstein. El libro del 90 aniversario" (2021), "El Halcón Maltés. El libro del 80 aniversario" (2021) y "El hombre lobo. El libro del 80 aniversario" (2022). En solitario, ha escrito "El cine de ciencia ficción" (2022).

Artículo recomendado