Cualia.es

Crítica: «Piratas del Caribe: En mareas misteriosas» (Rob Marshall, 2011)

¿Quién dijo aquello de que el cine de piratas está pasado de moda? Poco importa. Dos guionistas, Ted Elliott y Terry Rossio se encargaron de desmentirlo con una saga, Piratas del Caribe, que ahora alcanza su cuarta entrega.
Más de un espectador de Piratas del Caribe habrá encontrado similitudes entre esta puesta al día de la piratería y una estupenda novela de Tim PowersEn costas extrañas (On Stranger Tides, 1988). Ahora esas semejanzas alcanzan su punto máximo, pues Powers vendió a Disney los derechos de adaptación de su espléndido pastiche con un resultado inesperado. Así, Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides) viene a ser una adaptación libre de la novela. Y aunque Jack Sparrow nada tiene que ver con el héroe literario Jack Shandy, el guión de Elliott y Rossio retiene dos elementos del libro de Powers: la fuente de la eterna juventud y la figura del pirata Barbanegra, encarnado en la película por Ian McShane con ese carisma que siempre le caracteriza.

Nos hallamos ante una película comercial impecablemente diseñada, bien relatada y muy disfrutable por parte de los fans de la saga. ¿Hay algún problema con ello? Bien, quizá arriesgue poco y defraude –o canse– a quienes desearían que la originalidad fuese un valor añadido en esta cuarta entrega.

Johnny Depp y Geoffrey Rush repiten –en el sentido literal– sus papeles como el capitán Jack Sparrow y el capitán Hector Barbossa, y sus excentricidades ya nos resultan demasiado familiares como para ofrecer sorpresas. En todo caso, hablamos de dos magníficos actores, con quienes nos divertiríamos aunque se limitasen a leer el listín telefónico durante un par de horas.

El espléndido Ian McShane borda su interpretación del capitán Barbanegra, y Penélope Cruz, en la piel de Angélica, la hija de Barbanegra, encarna el estereotipo que los anglosajones tienen de la española: morena, apasionada, temperamental y destinada a ser monja en un convento hasta que Sparrow –¡ah, Sparrow!– le robó el corazón.

¿Dije estereotipo? En la película abundan, y sería una ingenuidad exigir a una cinta de estas características algo parecido al rigor histórico. En todo caso, y dado que ya he mencionado el caso de Angélica, pueden imaginarse cómo son esos marinos ibéricos comandados por El Español (Óscar Jaenada), el agente que busca la Fuente de la Eterna Juventud por orden del rey Fernando VI: tipos vehementes, arcaicos y con los cromosomas de la Inquisición en su ADN. Como ven, la Leyenda Negra sigue viva –y de qué modo– en la cultura popular anglonorteamericana.

Por lo demás, bien vale perdonar más de una inconsistencia a cambio de cameos tan agradecidos como el de Judy Dench o el de Keith Richards, que vuelve a dar vida al capitán Teague, guardián del Código Pirata y padre de Sparrow.

El productor Jerry Bruckheimer supervisó hasta el más minimo detalle del rodaje desde que este comenzó el 14 de junio de 2010 en Hawai. En su primer tramo, la producción contó además con el apoyo decisivo de Dick Cook, cabeza visible de Walt Disney Studio Entertainment. Tan veterano como respetado en la industria, Cook había dado el visto bueno a esta secuela de Piratas, cuyo desarrollo se diseñó en paralelo con otro proyecto de Johnny Depp, Elliott y Rossio: la nueva versión de El Llanero Solitario (The Lone Ranger).

Con todo, hubo una decisión muy discutida: Gore Verbinski, que preparaba la adaptación al cine de BioShock, fue reemplazado en la silla de director por Rob Marshall. Cuando Dick Cook dejó su puesto en los estudios Disney, se puso en entredicho la idoneidad de este proyecto, dado que respondía a un deseo personal del famoso ejecutivo. Incluso Johnny Depp hizo pública su decepción.

Gracias a Bruckheimer, el bache fue superado, al tiempo que se anunciaba el retorno de viejos conocidos: Rush como Barbossa, Greg Ellis en la piel del teniente Theodore Groves, el cantante Keith Richards como el Capitán Teague y Kevin McNally dando vida a Joshamee Gibbs.

Penélope Cruz fue contratada para encarnar a Angélica, antiguo amor de Jack Sparrow. Fue la primera de un grupo de españoles que fue incorporándose al reparto: Astrid Berges-Frisbey, Óscar Jaenada y Juan Carlos Vellido.

Un par de cosas más. El formato Disney Digital 3-D garantiza que la aventura es todo lo espectacular y aparatosa que uno pueda desear. Si a ello le sumamos su proyección en IMAX, la felicidad de los seguidores de Jack Sparrow será completa.

Sinopsis

Johnny Depp regresa a su ya legendario papel del Capitán Jack Sparrow por el que fue nominado a los Premios de la Academia.

En esta ocasión cuenta con acompañantes de lujo como Penélope Cruz, ganadora de un Oscar (Vicky Cristina BarcelonaNine de Rob Marshall), Ian McShane (Deadwood de HBO) y los debutantes Astrid Berges–Frisbey y Sam Claflin.

Además, Johnny Depp y el Capitán Jack vuelven a reunirse con Geoffrey Rush, ganador de un Oscar y nominado tres veces a los Premios de la Academia (ShineShakespeare in Love) y Kevin R. McNally (presente en las tres primeras entregas de Piratas del CaribeValkyrie).

Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides vuelve a ofrecer enormes dosis de diversión, aventura y humor que deslumbraron en esta saga de éxito. Pero esta vez será en formato Disney Digital 3D™.

En esta historia llena de acción sobre la verdad, la traición, la juventud y la desaparición, el Capitán Jack Sparrow se cruza con una mujer de su pasado (Penélope Cruz). No está muy seguro de si es amor o si ella es una estafadora sin escrúpulos que le está utilizando para encontrar la legendaria Fuente de la Juventud.

Jack es capturado por el Queen Anne’s Revenge, el barco del legendario pirata Barbanegra (Ian McShane). Le fuerzan a unirse a ellos y vivirá una inesperada aventura en la que no sabe quién le inspira más miedo: Barbanegra o la mujer de su pasado.

Geoffrey Rush retoma su papel del vengativo Capitán Héctor Barbossa, y Kevin R. McNally regresa como Joshamee Gibbs, el antiguo camarada del Capitán Jack. Copyright del artículo © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes (fotografía de Peter Mountain) y sinopsis © Walt Disney Pictures, Jerry Bruckheimer Films. Cortesía de Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.