Cualia.es

Crítica: «Piratas del Caribe: En el fin del mundo» (Gore Verbinski, 2007)

Una vez más, Gore Verbinski retorna a las Bahamas y pone en marcha su atracción pirata. Y no, no he elegido mal la etiqueta, porque de una atracción hablamos.

Tan divertida, excesiva y acaso surrealista como ese circuito de autómatas que funciona en Disneylandia desde 1967, y en el que una cofradía de corsarios asalta un pueblo criollo a los sones de la canción Yo Ho (A Pirate’s Life for Me).

Ése es el origen de la franquicia, y lo cierto es que este remate de la trilogía de Bervinski cumple con los mismos principios que caracterizan a su referente: violencia inofensiva y humor de todas las graduaciones.

Aún me sorprende que la primera película –un sleeper veraniego, con un presupuesto muy ajustado– diera lugar a un ciclo que todavía anuncia nuevas prolongaciones.

Incluso su punto de partida –adaptar al cine una atracción de un parque temático– parecía por aquel entonces descabellado.

Con todo, si Bervinski se quejaba de que la entrega inicial tuvo ciertos inconvenientes en sus finanzas y en su calendario de rodaje, lo cierto es que ahora debe de pensar justamente lo contrario. De cualquier modo, hablo de un artesano discreto, respetuoso con sus patrones, y aún es mucho más lo que ignoramos que lo que sabemos acerca de sus dificultades con aquel largometraje.

Tras el éxito abracadabrante de El cofre del hombre muerto, un éxito cuyas cifras circulan como las de una apuesta ganadora, Jerry Bruckheimer ha demostrado una vez más que se trata del productor con mejor olfato y más suerte de todo Hollywood.

El actor Tom Hollander lo expresó con una metáfora: “Formar parte de la tercera película más taquillera de la historia del cine es como trabajar con el hombre que descubrió la penicilina”.

Escrita por Ted Elliott y Terry RossioPiratas del Caribe: En el fin del mundo es una cinta sumamente entretenida, casi tanto como la que inició la saga.

Al igual que sucede con tantas otras películas recientes, su metraje (tres horas) parece adecuarse a las exigencias del DVD, de suerte que uno abandona la sala con la impresión de haberse leído de una sola tacada, y sin descanso, una novela de Emilio Salgari seguida de otra de Rafael Sabatini.

Menciono a estos dos autores porque no escasean en esta cinta las referencias a ambos.

Quienes hayan leído obras de Salgari como La perla del río rojo disfrutarán de lo lindo con los piratas chinos del malvado Sao Feng (Chow Yun Fat).

Y los seguidores de novelas de Sabatini como El Capitán Blood, entenderán mejor los motivos que mueven a Will Turner (Orlando Bloom), Elizabeth Swann (Keira Knightley), el Capitán Barbossa (Geoffrey Rush) y Jack Sparrow (Johnny Deep).

Para satisfacer a los seguidores de la fantasía nostálgica –una moda que debe mucho a las producciones de Stephen Sommers–, Piratas del Caribe incluye asimismo una buena dosis de elementos sobrenaturales. Así, el inquietante Lord Cutler Beckett (interpretado por ese soberbio actor shakespeareano que es Tom Hollander) se hace cargo del Holandés Errante, el barco de Davy Jones (Bill Nighy), y con su la ayuda de su tripulación fantasmal, planea destruir a la plana mayor de la piratería.

El enfrentamiento abarca los lugares comunes del subgénero: desde feroces bestias acuáticas y remolinos gigantescos hasta deidades marinas tan formidables como la mismísima Calipso.

Viendo la película, me vino a la memoria un entretenido libro de Tim PowersEn costas extrañas (On Stranger Tides, 1987), en el que Ron Gilbert se inspiró para diseñar la saga Monkey Island. Si no recuerdo mal, la novela de Powers entrecruzaba la piratería caribeña del XVIII y la legendaria fuente de la eterna juventud. Por el camino, toda una retahíla de mágicos acontecimientos convertían aquella lectura en una feliz experiencia.

No me cabe duda de que Elliott y Rossio ha leído la obra de Powers. También han repasado historias de la piratería como las de Gosse, Exquemelin y Defoe (De hecho, incluyen entre los Señores Piratas a bucaneros históricos como el Capitán Chevalle, Gentleman Jocard, la Señora Ching y Sri Subhajee). Quizá el problema –la paradoja, por así decirlo– es que han leído demasiado (El rayo verde, de Julio Verne, las novelas de George MacDonald Fraser…) y ello convierte a la película en un festival de guiños y alusiones, no siempre bien urdidos ni suficientemente justificados.

¿Importa ese defecto? Pues la verdad es que no demasiado… El espectáculo visual es tan apabullante que uno acaba por perder interés en una trama que tiene más de disculpa que de sustento narrativo. Por lo demás, cuando eso falla, el sensacional reparto –secundarios incluidos– se encarga de enriquecer a unos personajes que, bajo distinta piel, nunca hubieran escapado del pantanoso territorio de la serie B.

Dos filmaciones simultáneas: las de El cofre del hombre muerto y En el fin del mundo.

Una infinidad de problemas y la imposibilidad de ausentarse ni diez segundos del set.

Todo eso puede arruinar la salud de cualquiera, pero no la de Verbinski.

Gore –dice Bruckheimer– lleva tanto tiempo en estas dos películas sin tomarse un descanso, que no estoy seguro que recuerde el nombre de sus hijos”. En fin, como quiera que sea, el director ha dispuesto de un equipo técnico que parece una división de choque. Las dos compañías punteras en efectos visuales, ILM y Digital Domain, se han enfrentado a retos que sólo planteó Titanic.

El director de fotografía, Dariusz Wolski, ha tenido que aplicar su fotómetro a desiertos y huracanes. El diseñador de producción Rick Heinrichs ha construido navíos y ciudades costeras. La diseñadora de vestuario Penny Rose ha ideado trajes suficientes como para que los luzcan cien tripulaciones. Y por no ser menos, el director de efectos especiales John Frazier ha tenido que situarse a una distancia prudencial de toda una variedad de explosiones, derrumbes, incendios y hundimientos.

Pero todos tenemos preferencias, y las mías van a favor del equipo de especialistas coordinado por George Marshall Ruge. Si alguien quisiera admirar en qué medida se arriesgan esos tipos, yo le aconsejaría que estudiase con detalle la batalla final: una deslumbrante coreografía, de saltos, peleas, combates de sable y acrobacias. Olvídense de las cabriolas de Matrix: la competencia de los profesionales de Ruge llega a producir escalofríos.

De vivir Stevenson o Sabatini entre nosotros, creo que no aceptarían algunas libertades que la cinta se toma con la piratería. Pero hemos de agradecerle a Verbinski que se haya atrevido a revivir un género, el de los corsarios y bucaneros, sin deslucirlo con modernas trivialidades. Ni que decir tiene que los fantasmas de Morgan y Barbanegra se han puesto de su parte.

(Una advertencia final: no se levanten de sus butacas durante los títulos de crédito, porque el verdadero final de la película se nos presenta cuando éstos terminan).

Sinopsis

Lord Cutler Beckett (Tom Hollander), de la Compañía de las Indias Orientales, se ha hecho con el control del aterrador barco fantasma, el Holandés Errante, y de su malvado y vengativo capitán, Davy Jones (Bill Nighy). Ahora el Holandés surca imparable los siete mares, destruyendo sin piedad los barcos piratas a las órdenes del almirante Norrington (Jack Davenport).

Will Turner (Orlando Bloom), Elizabeth Swann (Keira Knightley) y el capitán Barbossa (Geoffrey Rush) se embarcan en una desesperada búsqueda para reunir a los Nueve Lores de la Corte de Brethren: su única esperanza de vencer a Beckett, al Holandés Errante y a su Armada.

Pero uno de los lores ha desaparecido: el capitán Jack Sparrow (Johnny Depp), el mejor y el peor pirata de todos los tiempos que ahora está encerrado en la bodega de Davy Jones debido a su encuentro con el monstruoso Kraken.

En una alianza cada vez más frágil, nuestros héroes deberán viajar primero al exótico y peligroso Singapur y enfrentarse al pirata chino, el capitán Sao Feng (Chow Yun Fat), con el fin de conseguir las cartas de navegación y un barco que les lleve al fin del mundo para rescatar a Jack. A medida que se van sucediendo las traiciones, está cada vez más claro que Jack, Will, Elizabeth, Sao Feng y Barbossa tienen sus propios planes, y ninguno puede confiar en los demás. Asimismo, cada uno debe elegir un bando y crear una alianza final para librar una última batalla.

Mantenerse en la cumbre no es nada fácil, y después de Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest (Piratas del caribe: El cofre del hombre muerto), que recaudó más de 1.000 millones de dólares en todo el mundo y está considerada como la tercera película más taquillera de la historia, Jerry Bruckheimer y Gore Verbinski estaban totalmente decididos a superar una vez más las expectativas del público. “Cuando haces una película que tiene tanto éxito, después sientes un poco de miedo”, confiesa Bruckheimer. “Nunca se sabe. La idea de que una película de piratas basada en una atracción de un parque temático pudiese tener tanto éxito atentaba contra el sentido común. Luego volvimos a sorprendernos con la segunda entrega, ya que en este negocio, todo el mundo sabe que una secuela suele recaudar entre el 20 y el 30 por ciento menos que la primera. Sin embargo, «El cofre del hombre muerto» recaudó casi el doble de «La maldición de la Perla Negra»”.

Bruckheimer atribuye el enorme éxito de las dos primeras entregas de Piratas del Caribe al durísimo trabajo realizado por los directores y al talento existente a ambos lados de la cámara. “Se empieza por el guión; Ted Elliott y Terry Rossio realizaron un brillante trabajo creando unos magníficos personajes nuevos así como emocionantes situaciones en las que pudieran lucirse. Luego se añade un director tan bueno como Gore Verbinski, que ofreció al público una intensa aventura con la primera película, y otra incluso mejor con la segunda. Y lo que hace que todo sea perfecto es ver a actores como Johnny Depp, Keira Knightley, Orlando Bloom y Geoffrey Rush a la altura de lo que Gore, Ted y Terry desarrollaron con tantísimo esfuerzo para crear personajes atractivos, divertidos, románticos e ingeniosos. Gore, Ted y Terry tuvieron que invertir enormes dosis de energía, ingenio y tiempo para dar con todos esos increíbles personajes, situaciones y escenarios. Luego vas entre bastidores, y ves el diseño de producción de Rick Heinrichs, la dirección de fotografía de Darek Wolski, la música de Hans Zimmer, y el arduo trabajo de todas las personas que han participado en estas películas y que han ayudado a convertirlas en grandes éxitos”.

Copyright de la crítica © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de la sinopsis, las imágenes (fotos por Peter Mountain y Stephen Vaughan) y las notas de prensa © 2007 Walt Disney Pictures y Jerry Bruckheimer Films. Cortesía de Buena Vista International Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.