Cualia.es

Crítica: ‘La piscina’ (‘Night Swim’, 2024)

Al contrario que otros terrores más bien irracionales abordados por el cine, como el miedo a los armarios o a los muñecos, la fobia a las piscinas al menos tiene cierto fundamento. Mirando estadísticas españolas de 2023, se produjeron nada menos que 47 muertes de ahogamiento en esas albercas recreativas. Bien es cierto que, en las películas de miedo, el peligro no viene tanto de padres ensimismados con el teléfono que prefieren mirar vídeos de TikTok que vigilar a sus vástagos, sino de la vulnerabilidad del nadador expuesto, sin capacidad de defensa, a ataques desde debajo o desde fuera de la piscina.

Las piscinas han protagonizado momentos memorables en títulos de terror tan variados como La mujer pantera (1942), Poltergeist (1982) o Déjame entrar (2008), y ahora llega un título de la fértil productora Blumhouse dedicado enteramente a los horrores de cloro y los churros de flotación. El título original, Night Swim, aclara que no se trata de un remake del turbio film de 2003 dirigido por François Ozon a mayor gloria del torso de Ludivine Sagnier, sino de una película de sustos basada en el cortometraje homónimo de 2014, que contaba con los mismos autores de este largo: Bryce McGuire y Rod Blackhurst. De este modo, se repita el «truco» de otras películas de canguelo expandidas a partir de cortos como Mamá (2013) o Nunca apagues la luz (2016).

¿El resultado? Clásico producto de relleno de los productores James Wan y Jason Blum de presupuesto moderado, inevitablemente rentable y de usar y tirar. Realización no especialmente mala, simplemente insulsa para una historia manida que combina la rutina Amityville y la variación faustiana. En esta ocasión, una piscina maliciosa cura la enfermedad de un jugador de béisbol (Wyatt Russell), retirado por su degeneración física, poseyéndole y demandando sacrificios humanos ‒cual deidad de la antigüedad, la entidad siente preferencia por los vástagos de sus servidores‒. Cualquier profundidad psicológica o ética potencial, en todo caso, es sustituida por los agarrones de tobillo, las aguadillas traumáticas y los espantajos subacuáticos.

El cúmulo de clichés y el propio desarrollo de la película hace preguntarse si ChatGPT o alguna mente cibernética similar se ha ocupado de la escritura del guion, pero tampoco hay que pedirle peras al olmo a un film sin más ambición que atraer a los adolescentes a la multisala del centro comercial y asustarles de vez en cuando para que levanten los ojos de la pantalla del teléfono móvil durante un instante.

Sinopsis

Prohibido correr. Prohibido tirarse de cabeza. No hay socorrista. Prohibido bañarse de noche.

Atomic Monster y Blumhouse, productoras de M3gan, se sumergen en lo más profundo del terror con un nuevo thriller sobrenatural: La piscina.

Basada en el aclamado corto de 2014 de Rod Blackhurst y Bryce McGuire, la película cuenta con un reparto encabezado por Wyatt Russell (Falcon y el Soldado de Invierno) en el papel de Ray Waller, una estrella del béisbol obligada a retirarse prematuramente a causa de una enfermedad degenerativa que se muda a una nueva casa con su esposa Eve (la nominada al Oscar® Kerry Condon, Almas en pena de Inisherin), su hija adolescente Izzy (Amélie Hoeferle, Los juegos del hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes) y su hijo pequeño Elliot (Gavin Warren, Fear the Walking Dead).

Con la esperanza secreta de recuperarse y volver al deporte profesional, Ray convence a Eve de que la fabulosa piscina del jardín de su nuevo hogar será divertida para los niños y le servirá a él como terapia física. Pero un oscuro secreto del pasado de la casa desatará una fuerza malévola que arrastrará a toda la familia a las insondables profundidades del terror más asfixiante.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Atomic Monster, Blumhouse Productions, Witchcraft Motion Picture Company, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019), "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019), "Psicosis. El libro del 60 aniversario" (2020), "Pasión de los fuertes. El libro del 75 aniversario" (2021), "El doctor Frankenstein. El libro del 90 aniversario" (2021), "El Halcón Maltés. El libro del 80 aniversario" (2021) y "El hombre lobo. El libro del 80 aniversario" (2022). En solitario, ha escrito "El cine de ciencia ficción" (2022).

Sugerencias