Cualia.es

Crítica: «Bienvenidos a Zombieland» («Zombieland», Ruben Fleischer, 2009)

Desde un planteamiento original y sumamente divertido, Zombieland, de Ruben Fleischer, sigue demostrando que el subgénero de zombis admite grandes dosis de comedia. Trepidante y políticamente incorrecta, la película es todo un festín para los amantes del terror.

Escrita por Rhett Reese y Paul WernickZombieland está protagonizada por Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin. La cinta nos sitúa en el peor momento de un apocalipsis mundial, durante el que los zombis se han adueñado de la Tierra. Dos supervivientes, el apocado Columbus (Eisenberg) y el violento Tallahassee (Harrelson), hacen lo posible por mantenerse a salvo mientras eliminan a un buen puñado de muertos vivientes.

En principio, dos son las principales influencias de las que se ha beneficiado el realizador, Ruben Fleischer. Por un lado, éste apunta a la nueva moda de los zombis “ágiles”, capaces de correr y de acosar salvajemente a sus víctimas. En esto, el director debe mucho a Danny Boyle (28 días después) y a Zack Snyder (El amanecer de los muertos). Por otro, Zombieland reitera una lista de consejos imprescindibles para sobrevivir a la catástrofe, en la misma línea que plantea el libro Zombi. Guía de supervivencia, escrito por Max Brooks, el hijo de Mel Brooks y Anne Bancroft.

Repleta de alusiones cinéfilas y también de los excesos típicos del gore, la película es una de las producciones más simpáticas y refrescantes de la cartelera. Por si ello no fuera suficiente, el cameo de Bill Murray al final del segundo acto consigue introducir novedades allí donde parecía imposible que las hubiera.

Sólo una cosa cabe decir en contra de Zombieland, y es que, pese a sus aciertos, la película dosifica peor el último tramo, y no termina de redondear un guión que alcanza sus momentos más felices durante la primera hora de película.

Sinopsis

En un mundo plagado de zombis, Columbus es un joven que se encuentra aterrorizado por la situación y cuya cobardía precisamente le ha permitido que sus sesos aún se mantengan en su cabeza. Sin embargo, se verá forzado a sacar el poco valor del que dispone para unirse a Tallahassee, un cazador de muertos vivientes. En su camino se tropezarán con un peculiar par de hermanas.

Una película inusual

«Siempre he visto a Bienvenidos a Zombieland como Huida a medianoche (Midnight Run) pero con zombis», asegura Ruben Fleischer, el director de la película. «Tal como ocurre en ese filme, se mezclan muchos géneros en uno. Lo primero y más importante, es una comedia, una road movie. Obviamente tiene elementos de terror, y también hay romance. Me entusiasmaron todos esos diferentes aspectos de la película, y mi objetivo era darle la mayor dosis de realismo para obtener el tono adecuado».

Bienvenidos a Zombieland comenzó con el guión original de Paul Wernick y Rhett Reese. «Lo que atrajo a todo el mundo al proyecto fue el guión», continúa Fleischer. «Es muy poderoso. Rhett y Paul no podrían haber sido más colaboradores en cuanto –y los respeto por ello- a mantenerse fieles a su visión original».

«Me recuerda un poco a lo que hacía en Cheers», reflexiona Harrelson. «Si un chiste no funcionaba, había que encontrar otro, ahí mismo, y al tiempo que rodábamos a ellos se les ocurría alguna frase nueva y graciosa».

«Ahí fuera nos pusimos muchos sombreros», cuenta Reese. «Uno fue el sombrero de productor, y observábamos la película en su totalidad para asegurarnos de que estuviera cobrando vida en la forma en que la habíamos visualizado».

«Pero hubo muchos momentos en que tuvimos que cambiar frases y nos convertimos otra vez en guionistas», afirma Wernick siguiendo el hilo de la conversación. «La arena se mueve bajo tus pies y tienes que adaptarte. Ver como todo encajaba fue una gran experiencia, para nosotros, en algunos aspectos, fue como un filme de escuela».

Harrelson interpreta a Tallahassee, un hombre duro de matar y un cazador más duro aún, un tío preparado para dar muerte a cualquier zombi que se interponga entre él y los últimos Twinkies que quedan en el planeta. «Cuando leí el guión, el primer actor que se me vino a la cabeza fue Woody Harrelson«, asegura Fleischer. «Vi en Tallahassee elementos que me recordaban al personaje de Woody en Asesinos natos (Natural Born Killers), pero con humor entrelazado».

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de notas de prensa e imágenes © 2009 Columbia Pictures, Relativity Media y Pariah. Cortesía de Sony Pictures Releasing de España. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.