Cualia.es

Un mensaje feminista en «La flauta mágica» de Mozart

A través de la simbología masónica, Mozart reivindicaba su última ópera, La flauta mágica (Die Zauberflöte, 1791), una sociedad justa e igualitaria, a imagen y semejanza de los valores de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad, que ya había reclamado en una ópera anterior, Le nozze de Figaro (1786), con una adaptación de una obra de Beaumarchais que había sido prohibida en Francia…, a resultas de la cual, la alta aristocracia retiró el favor al compositor, aunque el texto original había sido convenientemente expurgado por Lorenzo da Ponte para evitar escándalos o represalias (que se dieron igualmente).

Al final del primer acto, ante el templo de Osiris, el pueblo reclama igualdad para todos a través del coro, la voz de la conciencia colectiva:

Wenn Tugend und Gerechtigkeit
Den großen Pfad
mit Ruhm bestreut,
Dann ist die Erd’
ein Himmelreich,
Und Sterbliche den Göttern gleich.

(Cuando la virtud y la justicia / glorifican el camino de los grandes / entonces la Tierra / es un reino celestial / y los mortales son semejantes / a los dioses.)

Y, junto a esta esperanza de libertad, surge un mensaje feminista casi al final del segundo acto, en el encuentro de los jóvenes protagonistas, Tamino y Pamina, que parten juntos a enfrentarse a la prueba del fuego y la del agua –como parte de la iniciación a una siempre desdibujada masonería–, cuando el coro, previamente, les había invitado a ello, ávido de una nueva sociedad igualitaria para todos…

Welch Glück,
wenn wir uns/euch wiederseh’n,
Froh Hand in Hand
in Tempel geh’n!
Ein Weib,
das Nacht und Tod nicht scheut,
Ist würdig und wird eingeweiht.

(Qué felicidad, / volver a vernos/veros, / caminar alegres hacia el templo, / unidos de la mano. / Una mujer que no teme / ni a la noche ni a la muerte / es digna de ser iniciada.)

…palabras que confirman lo que ya sabíamos, que hombres y mujeres de toda clase y condición han luchado por la igualdad desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad… y que el feminismo, en efecto, no es solo patrimonio de la actualidad.

Por su mensaje de libertad, igualdad y fraternidad, Beethoven homenajeó constantemente a la Flauta mágica de Mozart en su música, plenamente convencido de la necesidad de su mensaje libertario y, por tanto, atemporal.

Imagen superior: Diana Damrau en «La flauta mágica» © Beatriz Schiller / Metropolitan Opera. Reservados todos los derechos.

Copyright del artículo © Marta Vela. Reservados todos los derechos.

Marta Vela

Marta Vela

Marta Vela es pianista, escritora y docente en la Universidad Internacional de La Rioja. Junto a una actividad muy intensa en diversos ámbitos artísticos –interpretación, dirección musical, gestión cultural, elaboración de contenidos audiovisuales–, sus líneas de investigación versan sobre música y literatura, interpretación y análisis, música vocal post-tridentina y música instrumental de los siglos XVIII, XIX y XX. Sus artículos han sido publicados en diversas revistas especializadas de España, Argentina, Chile, Venezuela, Colombia, México, Costa Rica y Reino Unido, entre las que destaca la "Revista de Occidente". Sus actividades artísticas han aparecido en medios de alcance nacional, Es.Radio, Cadena Cope, TVE 1, Radio Nacional de España, "El País", "El Mundo", "La Razón". En Radio Clásica ha presentado y dirigido espacios como "Temas de música" y "Música con estilo". Dos de sus libros, "Correspondencias entre música y palabra" (Academia del Hispanismo, 2019) y "Las nueve sinfonías de Beethoven" (Fórcola, 2020) le han valido sendas candidaturas, en 2020 y 2021, al Premio Princesa de Girona, en la modalidad de Artes y Letras. Asimismo, es autora de "La jota, aragonesa y cosmopolita" (Pregunta Ediciones, 2022).