Cualia.es

Crítica: «Wicker Man» («The Wicker Man», 2006)

Como siempre, la pregunta principal es por qué se ha hecho este remake. La respuesta es la de siempre: la juventud contemporánea no conoce nada anterior a Matrix ni nada que no sea cine norteamericano.

Se puede ir más allá, y comentar que mucha de la moderna cinefilia no tiene conocimiento de la cinta original, aquel mini-clásico dirigido por Robin Hardy en 1973, así que no puedo evitar una sonrisa maligna al imaginar a más de un lumbrera despistado revisando urgentemente el film de Hardy para compararlo con la versión de Neil LaBute (Y mejor será que no me ponga a hablar de Infernal Affairs).

Me empieza a cansar eso de comentar remakes, especialmente cuando son de este tipo: recalentados, innecesarios e inferiores.

La novedad de esta «reimaginación» está en que la acción transcurre en América. La historia original se sustentaba en el paganismo inglés más atávico, con lo cual el fracaso del remake es inmediato desde su concepción. En este caso, la libertina localidad ideada por Hardy es reemplazada por un matriarcado-colmena, con una abeja-reina interpretada por una sobreactuada Ellen Burstyn.

Este personaje se enfrenta a un Nic Cage muy agobiado pero poco definido. El papel de la estrella no es, en esta ocasión, la del cristiano devoto del film original, sino un zángano por el que tenemos simpatía y cuyo sacrificio no crea otro sentimiento que el de rechazo por las manipuladoras que juegan con él, con lo cual el objetivo final de LaBute no es otro que el de la misoginia.

La inquietud y la extrañeza residente en las imágenes película de Robin Hardy, que al final eran lo más interesante de aquella propuesta, se intentan recrear por medio de personajes raros y alguna extravagancia interpretativa. Pero el señor LaBute fracasa y lo único que logra es un amago de Twin Peaks.

Sinopsis

Patrullando por una autopista californiana, el agente de policía Edward Malus (Nicolas Cage) detiene una autocaravana. Instantes después, un camión descontrolado colisiona brutalmente con el vehículo, provocando un violento incendio que atrapa en el interior a madre e hija.

Edward no consigue salvarlas y pasa los meses siguientes intentando borrar de su cabeza los rostros de ambas pidiéndole auxilio. Pero Edward está a punto de tener una segunda oportunidad.

Una carta desesperada de su antigua prometida, Willow (Kate Beahan), quien le abandonó misteriosamente. Su hija Rowan (Erika-Shaye Gair) ha desaparecido, y Edward es la única persona en la que ella confía para poder encontrar a la pequeña. Willow le ruega que viaje hasta donde vive, una isla privada llamada Summersisle. Edward viaja hacia la aislada tierra, cuya cultura, dominada por la matriarca hermana Summersisle (Ellen Burstyn), se basa en tradiciones arcanas y un festival pagano conocido como ‘El Día de la Muerte y la Resurrección’.

La huraña población ridiculiza a Edward y su misión, insistiendo en que nunca ha existido una niña llamada Rowan… o que si así fue alguna vez, ya no está entre los vivos.

Sin embargo, lo que Edward desconoce es que la llamada de auxilio comportará para su vida algo más que una posibilidad de redención. Al intentar desentrañar los secretos de Summersisle, Edward se verá atrapado en una telaraña de ritos primitivos y mortales traiciones, y cada paso que dé hacia la niña desaparecida le acercará más hacia lo inexplicable y lo sobrenatural.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © 2006 Alcon Entertainment, Millennium Films, Saturn Films, Emmett/Furla Films, Equity Pictures Medienfonds y Nu Images Entertainment. Cortesía de Filmax. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).