Cualia.es

Crítica: «The Green Hornet» (Michel Gondry, 2010)

Como casi todos los justicieros enmascarados, Green Hornet nació emulando a The Shadow en los seriales la radio de los años 30. Tras varios seriales cinematográficos y una colorida producción televisiva en los 60, ahora regresa revisado por el humorista Seth Rogen y el director de culto Michel Gondry.

De los millones de rumores acerca de posibles proyectos de Quentin Tarantino, uno de los que sonaron en su momento fue una adaptación de The Green Hornet (El Avispón Verde), serie de televisión a la que homenajeó en Kill Bill (2003) con la inclusión de su tema musical y un ejército de sicarios que vestían de manera similar a Kato, el ayudante del héroe en sus aventuras catódicas.

La sombra de Tarantino planea en cierto modo sobre esta nueva película, tanto por la presencia como villano de Christoph Waltz (inolvidable sabandija nazi en Malditos Bastardos) como por las grotescas muertes que se suceden en la película, aunque resulten tan brutales e imposibles que ni siquiera se pueden considerar como verdaderamente violentas.

El film, pese a tener el aspecto de una película de superhéroes convencional, en realidad es más bien una broma postmoderna acerca de la imagen que se tiene de Green Hornet en la cultura popular. Nadie recuerda mucho de aquella serie salvo que era una especie de hermana de aquel Batman yeyé de Adam West y, sobre todo, que supuso uno de los primeros trabajos famosos del legendario Bruce Lee, quien interpretaba a Kato.

En este caso, el ayudante es mucho más recordado que héroe principal, y en la nueva película que homenajea a Lee de manera fugaz  el argumento principal se basa en un justiciero bastante inútil que se apoya en un ayudante que es el verdadero talento, el experto en artes marciales y el maestro en la ingeniería, pero al que ningunea constantemente para llevarse la gloria.

El canadiense Seth Rogen, que pese a su juventud ya es una presencia habitual en la comedia estadounidense como actor, guionista, productor y hasta músico, escribe e interpreta a su «superhéroe» como un niño grande, un egocéntrico que comienza su carrera de luchador contra el crimen no a causa de un trauma ni un accidente, ni siquiera como misión del Destino, sino para hacer el gamberro y pasárselo bien porque se aburre y tiene los medios para hacer lo que quiera.

Green Hornet y Kato, más que para hacer justicia, salen cada noche con la misma actitud que esos miembros de las fraternidades universitarias exhiben cuando llevan a cabo alguna elaborada e idiota trastada.

Son como niños grandes divirtiéndose, y esa insensatez es su mejor arma, ya que luchan sin miedo y los criminales no saben cómo reaccionar ante semejantes personajes.

Si resulta en principio extraño ver a Michel Gondry involucrado en una película de este género, en realidad los personajes se ajustan a los que solemos ver en sus films: personas con exceso de imaginación y tendencia a fabricarse sus propias realidades, casi siempre con un toque del síndrome de Peter Pan. En realidad, no hay tanta diferencia entre la actitud de este dúo enmascarado y los cineastas de barrio de Rebobine, por favor (2008).

Aunque más centrada en la comedia de personajes que en la avenura, The Green Hornet ofrece una gran cantidad de acción servida, principalmente, con un estilo deudor de los videojuegos «Tiempo Bala», objetivos de los puños de los héroes resaltados en rojo, sin recurrir en exceso al meneo de cámara y el montaje epiléptico, salvo en algún molesto momento de persecución.

Tras ver Green Hornet, uno tiene la impresión de haber visto una película realmente estúpida, pero conviene recordar que, mientras se está viendo, provoca no pocas sonrisas y carcajadas. Así pues, como entretenimiento funciona a la perfección, aunque no deje una huella imborrable en el alma del cinéfilo serio.

Sinopsis

En la comedia de acción en 3D The Green Hornet, Britt Reid (Seth Rogen) es el hijo del magnate de los medios de comunicación más prominente y respetado de Los Ángeles y está encantado de llevar una inútil existencia de fiesta en fiesta hasta que su padre (Tom Wilkinson) muere misteriosamente, dejándolo al mando de su vasto imperio de medios de comunicación. Sorprendentemente, Britt entabla una improbable amistad con Kato (Jay Chou), uno de los empleados más aplicados e ingeniosos de su padre, y juntos descubren por primera vez en sus vidas, la oportunidad de hacer algo que tenga un sentido: luchar contra el crimen. Para acercarse a los criminales crean la tapadera perfecta: se harán pasar también ellos por criminales. Protegen la ley quebrantándola, y así Britt se convierte en The Green Hornet, el vigilante que junto a su amigo Kato salen a proteger las calles.

Empleando todo su ingenio y capacidad, Kato construye el arma retro más avanzada: el Black Beauty, un coche indestructible con potencia de fuego y caballos de potencia a partes iguales. Circulando en una fortaleza móvil sobre ruedas y atacando a los malos con los hábiles artilugios de Kato, los nombres de The Green Hornet y Kato comienzan a estar en boca de todos y, con la ayuda de Lenore Case (Cameron Díaz), la nueva secretaria de Britt, emprenden la búsqueda del hombre que controla los bajos fondos de Los Ángeles: Benjamin Chudnofsky (Christoph Waltz). Pero Chudnofsky tiene su propio plan: aplastar a The Green Hornet de una vez y por todas.

“De niño adoraba The Green Hornet” asegura el productor Neal H. Moritz. “Me encantaba que Bruce Lee interpretara a Kato así como que Van Williams hiciera de Britt Reid. Para mí esos programas eran deseos hechos realidad. Siempre me sentí celoso con la idea de que otra persona adaptaría The Green Hornet al cine.”

La película está dirigida por Michel Gondry. “Me entusiasmaba la posibilidad de que Michel estuviera interesado  soy un gran admirador suyo y hace muchos años que somos amigos, pero éste proyecto de acción y comedia se planteaba como un taquillazo,” explica Moritz. “¿Sería algo que él quisiera hacer? Michel encontró la forma de partir de la estructura de una gran producción de Hollywood y aportar su propia voz, su imagen, su sonido original, así que sí, es una producción a lo grande pero también es un filme de Michel Gondry.”

“Siempre hay peligro cuando haces una comedia” afirma Gondry. “Claro que hay secuencias que tendrán mi sello característico, pero nadie quiere repetir lo que ha hecho anteriormente. Quiero hacer películas que combinen una forma técnica de hacer cine con interpretaciones reales. Esta es una gran producción de acción y comedia, y claramente hay muchos efectos, pero gracias a que captamos esos efectos en cámara, los actores no tuvieron que pensar en ellos. Podían actuar y ser graciosos, y el resultado es una gran interpretación.”

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes (foto por Jaimie Trueblood), sinopsis y Cómo se hizo © 2010 Columbia Pictures Industries, Inc. Cortesía de Sony Pictures Releasing de España. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019), "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019), "Psicosis. El libro del 60 aniversario" (2020), "Pasión de los fuertes. El libro del 75 aniversario" (2021), "El doctor Frankenstein. El libro del 90 aniversario" (2021), "El Halcón Maltés. El libro del 80 aniversario" (2021) y "El hombre lobo. El libro del 80 aniversario" (2022). En solitario, ha escrito "El cine de ciencia ficción" (2022).