Cualia.es

Crítica: «Ocean’s Thirteen» (Steven Soderberg, 2007)

Soderbergh es un buen director. Conoce bien su oficio, sabe guiar a sus actores (que suelen ser lo pesos pesados de Hollywood) y es capaz de tocar todos los palos, desde el estilo seudo-documental (Traffic) a la narrativa más clásica (El buen alemán), pasando por géneros tan dispares como la ciencia-ficción literaria (Solaris) o fenómenos de temporada (Erin Brockovich).

Incluso probó suerte con la peligrosa práctica del remake, optando por ¿homenajear? un film irrepetible, no por ser especialmente bueno, sino porque la única razón de ser de La cuadrilla de los 11 (1960) era la presencia de sus protagonistas, el legendario Rat-Pack (Peter LawfordFrank SinatraDean MartinSammy Davis, Jr. y Joey Bishop).

Por el atractivo del nuevo reparto (George ClooneyBrad PittMatt DamonAndy GarcíaJulia RobertsBernie Mac y Don Cheadle), la clase de su puesta en escena y espíritu Martini de la película, de frivolidad autoconsciente, Ocean´s eleven tuvo éxito, tanto que ya van dos secuelas.

En este momento he de hacer notar al lector que me he dormido con las dos primeras películas. Eso no quiere decir nada, las vi tirado en el sofá y este miembro privilegiado del mobiliario es un duro enemigo para cualquier film que no reclame poderosamente mi atención.

Ahí radica el problema, según veo, de Soderbergh: su audacia técnica generalmente está desprovista de esa chispa necesaria para que uno le considere uno de sus directores favoritos o de sus directores más odiados. Simplificando, es un director soso.

Estas películas de Ocean´s son, obviamente, puros productos alimenticios para que el director y los actores tengan la solvencia económica necesaria para embarcarse en otros proyectos más arriesgados o experimentales. Y eso no es malo, ni mucho menos, sobre todo si tenemos en cuenta las miles o millones de fans del atractivo reparto que se alegran la vista con tanto guapo y tanto lujo.

Por otro lado, se nos dice que los participantes en estas películas son todos muy amigos y los rodajes son poco más o menos que unas vacaciones pagadas. Si esto es así, en esta tercera entrega se han pegado unas vacaciones de lo más relajado, porque ninguno parece estar especialmente concentrado en su trabajo.

No es que se aprecie una clara incompetencia, ni mucho menos, pero nos da la impresión de que, tanto delante como detrás de la cámara, cada uno estaba pensando en sus propios asuntos, ya sea n las causas humanitarias, el sabor del Nespresso o las nuevas aventuras de Jason Bourne.

Ninguno de los múltiples personajes hace gran cosa durante la película, siendo todos unos meros secundarios en una trama simplona que repite el esquema de las anteriores: muchos tipos listos que se vengan de un malo algo torpe (en este caso tirando a cretino, al nivel de los villanos de las aventuras de Parchís) llevando a cabo un elaboradísimo desplume.

Como todo les va bien e incluso los percances están planeados por los mega-guays protagonistas, nunca llega a haber tensión ni suspense. De ahí que mi sofá ganara la batalla anteriormente. En esta ocasión la butaca no era rival para la pantalla, pero es que la verticalidad nunca ha sido un plato de buen gusto para mis ansias somníferas.

Como sucede con la mayoría de las terceras partes de una franquicia (SpidermanPiratasShrek), las reseñas son innecesarias, ya que son productos destinados a conversos. A la tercera película uno ya sabe a qué atenerse, con lo cual Ocean´s 13 es un estreno para fans. Ni más, ni menos.

Sinopsis

Danny Ocean (George Clooney) y la pandilla tendrían una sola razón para llevar a cabo su robo del casino más ambicioso y arriesgado, defender a uno de los suyos. Cuando Willy Bank (Al Pacino) el despiadado dueño del casino engaña a uno de los miembros originales de los Ocean´s eleven, Reuben Tishkoff (Elliott Gould), Danny y la pandilla forman un equipo una vez más para ver si pueden hacer quebrar la Banca.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).