Cualia.es

Crítica: «Jack el Caza Gigantes» (2013), de Bryan Singer

El patrón que unifica todas las recientes propuestas que Hollywood extrae de los cuentos de hadas es el remix. Cada director se convierte en un sampleador que toma muestras de Perrault o los Grimm y las procesa en su mesa de mezclas con un amplio rango de efectos. De ese modo, se nos proponen relecturas de cada cuento de hadas bajo el signo de la sword & sorcery, de la fantasía heroica o del romance gótico. Algo así como un mashup: ese tipo de grabación resultante de remezclar dos canciones en apariencia discordantes.

Este tipo de montaje es evidente en Jack el Caza Gigantes, una agradable aventura familiar cuyo argumento reúne dos viejas narraciones británicas: Jack the Giant Killer, un cuento gore ambientado en tiempos del rey Arturo, cuya versión definitiva fue publicada en 1711, y Jack and the Beanstalk, la vieja fábula de las judías mágicas que Benjamin Tabart puso por escrito en 1807.

Dirigida por Bryan Singer con el oficio que le caracteriza, la película no tiene otra ambición que la de entretener. Con el listón puesto a esa altura, está claro que Singer acierta de lleno. Habrá quien discuta la calidad de los efectos digitales, pero a uno, que creció viendo películas de Harryhausen, esa obsesión de juzgar una producción por la calidad de su textura digital o por la nitidez del 3D le parece una manía juvenil.

Sigamos con el remixJack el Caza Gigantes tiene una ambientación de opereta. ¿Y qué caracterizaba a las viejas operetas vienesas? Cierta desvergüenza a la hora de combinar épocas y ambientes. Así, la película de Singer nos presenta una Edad Media en la que un caballero puede lucir monóculo y una armadura que más bien parece el uniforme de un húsar.

Un ritmo constante y bastante humor animan la narración. Con todo, ésta tiene su mejor apoyo en los actores, comenzando por los jóvenes Nicholas Hoult y Eleanor Tomlinson, a quienes acompañan veteranos como Stanley Tucci (el villano), Ian McShane (el rey), Bill Nighy (el jefe de los gigantes) y Ewan McGregor (un simpático caballero que se toma el honor como si fuera una competición deportiva).

Sinopsis

La llama de una antigua guerra vuelve a encenderse cuando, sin darse cuenta, un joven granjero abre una puerta entre nuestro mundo y el de la temible raza de los gigantes.

Los gigantes, liberados en la Tierra por primera vez en siglos y tras milenios de destierro, comienzan una lucha con el pretexto de recuperar la tierra que una vez perdieron, provocando que el joven Jack (Nicholas Hoult) se vea envuelto en la batalla de su vida para conseguir pararlos. El muchacho se enfrentará cara a cara con los invencibles guerreros que pensaba que solo existían en las leyendas para salvar al reino y a sus gentes y conseguir el amor de una valiente princesa… al hacerlo, él mismo terminará convirtiéndose en leyenda.

El aclamado director Bryan Singer es el encargado de dirigir Jack el Caza Gigantes, una película de aventuras y acción en 3D protagonizada por Nicholas Hoult. Además, la película cuenta con Eleanor Tomlinson como la princesa Isabelle; Stanley Tucci como Roderick; Ian McShane como el padre de Isabelle, el cercano Rey Brahmwell; Bill Nighy como el General Fallon, el feroz líder del ejército de los gigantes que, además, tiene dos cabezas; y Ewan McGregor que desempeña el papel de Elmont, el caballero leal.

Singer dirige la película, con guión de Darren LemkeChristopher McQuarrie y Dan Studney sobre una idea original de Darren Lemke y David Dobkin.

El equipo creativo cuenta además con el director de fotografía Newton Thomas Sigel, el diseñador de producción Gavin Bocquet, los editores John Ottman y Bob Ducsay, y la diseñadora de vestuario Joanna Johnston. La banda sonora es obra de John Ottman.

Dominic Tuohy ha sido el supervisor de los efectos especiales y Hoyt H. Yeatman Jr. el de los efectos visuales.

Como todas las personas de todas las edades en todo el mundo, el director y productor Bryan Singer creció rodeado de apasionantes historias de aventuras, historias que hablan del bien y el mal, y de valientes viajeros que van en busca de fortuna o que luchan para salvar sus vidas en mundos reinados por bestias y monstruos.

Entre esas historias se encuentra la de un joven llamado Jack que ha de enfrentarse a un gigante empeñado en moler sus huesos hasta convertirlos en pan.

«Lo que me atrajo de la historia entonces, igual que ahora, fue su aparente sencillez y lo fantástica y llena de energía que es en realidad», confiesa Singer.

Este es un cuento del que han disfrutado generaciones. El cuento se conoce con diferentes nombres en innumerables culturas que llegan a remontarse al siglo XII; sin embargo no permanece estático, sus detalles han ido evolucionando afectados por la sabiduría tradicional y las diversas formas de narrarlo de los diferentes lugares y momentos. La magia que sí permanece a lo largo del tiempo reside en el modo en que se presenta nuestro amor por los héroes y nuestros miedos más profundos. Y esa es la semilla de la que surgió la película de aventuras Jack el Caza Gigantes, un cuento clásico y familiar al que se le brinda una nueva dimensión, con personajes más frescos que sumergen a los espectadores en el amplio mundo del peligro y el destino.

«Mi estímulo han sido las ganas que tenía de dar vida a una leyenda; y de hacerlo a lo grande. Coger lo que era una imagen abstracta de niñez o unas cuantas ilustraciones de un libro de cuentos y hacerlas completamente reales, con escenas de acción y de drama y con un tallo de más de 8 kilómetros de alto que surge de unas habichuelas», cuenta Singer, que ha utilizado la tecnología de grabación más avanzada disponible hasta el momento para conseguirlo, representando de forma gráfica la interacción entre hombre y gigante y creando los ricos escenarios que la película se merece.

«Lo que nosotros estamos haciendo es contar nuestro propio cuento, solo que hemos cogido algunas ideas de historias como Jack y las habichuelas mágicas y Jack el Caza Gigantes, que es más antigua y más oscura y tiene su origen en torno a las leyendas del Rey Arturo», continúa el director. «Lo que hemos hecho es combinar los elementos de ambos clásicos e introducir algunas cosas de nuestra cosecha para ponerle un contexto y una historia y darles vida a los personajes y a su mundo de una forma dinámica, a través de una especia de realismo intensificado».

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © New Line Cinema, Legendary Pictures, Original Film, Big Kid Pictures, Bad Hat Harry. Cortesía deWarner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.