Cualia.es

Crítica: «El consejero» (Ridley Scott, 2013). El abogado, el consejero y el guepardo

A medida que pasan los años, crece el prestigio del octogenario escritor norteamericano Cormac McCarthy, natural de una ciudad media como Providence, en un estado del Este como Rhode Island, pero vecino de una ciudad fronteriza como El Paso, en un estado periférico como Texas.

Su media docena larga de obras literarias, bañadas en éxito en los últimos diez años, ha hecho un más afilado estudio de los orígenes de la violencia y la desesperación en América que el que todos los tarantinos y rodríguez puedan destilar en décadas de películas y guiones.

En El Consejero (The Counselor) este Pulitzer deslumbrante del siglo XXI que es McCarthy escribe su primer guión original para el cine (escribió uno para televisión en los años 70, The Gardener’s Son), un libreto que mostró a los posibles compradores interesados poco después de la adaptación de su espeluznante novela La Carretera.

Finalmente, el proyecto cayó en manos de Ridley Scott, un director que aparentemente no parecería tener una relación estrecha con el universo mccarthiano pero que se ha empleado a fondo en intentar trasladarlo a la pantalla al menos al mismo nivel que ya lo consiguieron John Hillcoat o los Coen (No es país para viejos).

En la película está el espíritu de la frontera que tanto conocen quienes viven en Ciudad Juárez o al otro lado del muro texano, está ese aire enfermo de los suburbios que ya vimos en el Traffic de Steven Soderbergh y la larvada violencia estilo El precio del poder, siempre a flor de piel, entre los componentes de los grupos de narcos que pagan sus deudas y se hacen camino cortando cabezas de motoristas con hilos de acero colocados de un lado a otro de una carretera desértica, o degollando a sus víctimas con un dispositivo mecánico colocado alrededor de la garganta, que se va cerrando hasta segar la yugular y todas las arterias del cuello de un ser humano.

El abogado (Michael Fassbender, cada vez más asentado en el sistema) comete un desliz: se mete en los negocios de droga de sus clientes para poder pagarse lujos caros (el anillo de diamantes para la mujer de la que está enamorado al límite, Laura- Penélope Cruz).

El narco Reiner (Javier Bardem) extravagante y excéntrico, no se percata de que su amante Malkina (Cameron Diaz) le ha vampirizado, hasta el punto de suplantarle en los negocios que tiene en marcha: planificar el robo del cargamento a bordo de un camión que se traslada por las polvorientas carreteras del sur, además de diseñar estratégicamente la muerte de todos los que le separan de su objetivo.

Westray (Brad Pitt) es el consejero del consejero, quien le avisará de que lo que ha hecho mal ya no tiene vuelta atrás, como hace también en un machadiano discurso telefónico un muy inspirado Jefe del gang (Rubén Blades) para firmar la sentencia en vida del consigliere frustrado.

Los personajes hablan, en largos diálogos y monólogos que inundan secuencias prolongadas en el tiempo, con el único apoyo de un guión muy sólido y construido como una bomba de relojería, que se dirige irremisiblemente hacia su explosión en la media hora final.

Hasta John Leguizamo y Bruno Ganz bordan sus apariciones episódicas. Todo magnífico… menos Ridley Scott.

El director de Alien y de esa joya aún no suficientemente reconocida que es Prometheus ha empleado una ingente cantidad de recursos en describir ambientes y se ha olvidado de las almas de quienes pueblan esos ambientes, de la justificación de sus actos trascendentales, con el paradigma de un Brad Pitt cuya verdadera motivación en el relato nunca está del todo explicada ni subliminalmente insinuada.

Sí consigue, en cambio, una tensión contenida in crescendo en la primera parte de la película, que anticipa el mencionado estallido sangriento en la segunda mitad.

Tampoco el afamado guionista y semi-auteur de esta película contemporánea cierra como merecerían algunas subtramas planteadas y que “se escapan vivas”, como la homosexualidad de Malkina, aunque en cambio sí se nos muestra un imposible coito de Cameron Díaz con un Ferrari amarillo despampanante, que habría quedado más insinuante si cabe de no haber sido mostrado con un subrayado innecesario (al principio de la narración se nos ha enseñado a Malkina subida en el techo de otro coche, siguiendo atentamente la cacería que ejecuta la pareja de guepardos amaestrados que vive en la mansión de Reiner, como icono premonitorio de esa relación sexual de la mantis religiosa con un vehículo de un millón de dólares).

La forma de matar de los guepardos, su forma de perseguir a la presa hasta hincar sus incisivos en la tráquea de la víctima, tienen mucho que ver con este personaje fascinante que ha inventado un prodigioso escritor, cuyo texto y atmósfera para The Counselor están muy por encima de la realización y la puesta en escena de Ridley Scott.

Sinopsis

El legendario realizador cinematográfico Ridley Scott y el autor galardonado con el Premio Pulitzer, Cormac McCarthy (No es país para viejos), han unido sus fuerzas en el thriller cinematográfico El Consejero, interpretado por Michael FassbenderPenélope CruzCameron DíazJavier Bardem y Brad PittMcCarthy, que debuta como guionista, y Scott entretejen el ingenio y el humor negro característicos del escritor, con un escenario de pesadilla en el que los antiguos deslices de un respetado abogado a propósito de un acuerdo comercial ilegal, se descontrolan por completo.

Contada con ingenio y, al cabo, con violencia y patetismo, El Consejero es un cuento con moraleja sobre el error de tentar al destino. “Trata”, dice Cormac McCarthy, “de personas que se ven envueltas en algo de lo que deberían haberse mantenido al margen”.

Apodado en una ocasión el “Shakespeare del Oeste”, los inolvidables personajes de McCarthy han cautivado la imaginación de millones de lectores. Aunque varias de sus novelas –incluidas No es país para viejosLa carretera y Todos los hermosos caballos– han sido llevadas al cine, McCarthy asombró a todos cuando entregó el guión cinematográfico de El Consejero. Sus personajes son sorprendentes; las circunstancias, inquietantes; y el ingenio y el humor de McCarthy hacen que los escenarios de pesadilla sean todavía más siniestros.

McCarthy vendió el guión a los productores Nick WechslerSteve Schwartz y Paula Mae Schwartz, el trío responsable de la adaptación de La carretera. Poco después, Ridley Scott leyó el guión y quiso transformarlo en su siguiente película.

Scott comenzó a reunir a su equipo de colaboradores habituales, incluidos el director de fotografía Dariusz Wolski (Piratas del CaribeAlicia en el País de las Maravillas); el diseñador de producción Arthur Max, ganador del premio BAFTA (PrometheusSevenGladiator) –que volvió a formar equipo con Scott después de Prometheus–; y la diseñadora de vestuario ganadora del Oscar®, Janty Yates (PrometheusGladiator). El Consejero supone la novena colaboración de Maxcon Scott, y la octava ocasión que Yates trabaja junto al aclamado realizador. El montador Pietro Scalia, A.C.E., (PrometheusJFK (caso abierto)) dos veces ganador del Oscar, se une a Scott por séptima vez. Mark Huffam (PrometheusMamma Mia!) y Michael Costigan (Robin HoodRed de mentiras) son los productores ejecutivos de la película, junto con McCarthy y Michael Schaefer, presidente de la productora Scott Free.

El Consejero tiene la misma fuerza e impulso narrativo que caracterizan las novelas de McCarthy. “Hay quien ha definido esta película como No es país para viejos con esteroides”, asegura el productor Steve Schwartz. “Creo que hay algo de verdad en ello. Todos los temas clásicos de Cormac están en El Consejero: una opinión de que la humanidad no es intrínsecamente buena… aunque las personas siempre tengan elección, y a menudo nos equivoquemos al elegir. Toda elección tiene consecuencias y en ocasiones uno vive y muere con ellas. Por tanto, es un cuento con moraleja”.

Después de que los productores se enterasen de que el legendario realizador Ridley Scott estaba interesado en el material, organizaron una reunión entre Scott y el autor/guionista. McCarthy recuerda: “Conversamos sobre el guión y nos dimos la mano. Un día uno está en casa tomando café y pocos meses después se encuentra en España [donde se rodó gran parte de El Consejero] con más de 200 personas entre equipo técnico y actores”.

La reunión entre los dos artistas casi parecía obra del destino. Hacía mucho que Scott admiraba la obra de McCarthy –había leído Meridiano de sangreTodos los hermosos caballosNo es país para viejos y La carretera– y llama al autor “el Gran Novelista Americano”. Scott reaccionó de forma semejante ante el guión de McCarthy para El Consejero. “Se lee como un excepcional relato breve o novela corta; es un emotivo viaje por una montaña rusa”, afirma Scott. “El guión tenía situaciones y personajes que eran épicos, además de una cierta inevitabilidad de que algo horroroso iba a ocurrirles a los personajes, sin que pudieran hacer nada para impedirlo”.

Copyright del artículo © Víctor Arribas. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes y sinopsis © 2013 Twentieth Century Fox Film Corporation. Reservados todos los derechos.

Víctor Arribas

Víctor Arribas

Como estudioso del séptimo arte, Víctor Arribas ha escrito artículos de tema cinematográfico en la revista "Nickelodeon" y en el periódico "El Mundo". Entre otras obras, es autor de los libros "El cine de los hermanos Marx" (2009), "El cine negro" (2011) y "El cine negro 2" (2016), publicados por Notorious Ediciones. En la misma editorial, ha coescrito "El universo de Woody Allen" (2008), "El universo de Clint Eastwood" (2009), "El universo de Orson Welles" (2015), "E-motion Pictures. El cine de José Luis Garci" (2018) y "Adictos a El Crack" (2020). Asimismo, es autor de "Goof! Los mejores gazapos del cine" (2016), editado por Espasa. Dirigió y presentó el programa de cine "Flashback" en Onda Madrid, y formó parte del equipo de colaboradores de los programas "Cine en Blanco y Negro" y "Querer de cine", dirigidos por José Luis Garci en Telemadrid. Desde 1990 hasta 2004, dirigió los espacios locales de Madrid en los Servicios Informativos de Onda Cero. Durante siete temporadas, presentó el informativo "Telenoticias 1", en Telemadrid, cadena en la que también se hizo cargo del programa de debate "Madrid Opina". En 13tv dirigió y presentó "Al Día". Fue subdirector de informativos en ABC Punto Radio. En RTVE, dirigió "La noche en 24 horas" en su Canal 24 horas. Ha sido profesor de Televisión en la Universidad CEU San Pablo (Instituto de Estudios Profesionales). Presenta y dirigir "Telenoticias 1" en Telemadrid.