Cualia.es

Crítica: «Capitán América: El primer vengador» («Captain America: The First Avenger», 2011)

Con Chris Evans en el papel principal y Joe Johnston ocupando la silla de director, Capitán América: El primer Vengador es una fantasía en 3D que recupera para el público actual a uno de los personajes más antiguos y representativos del Universo Marvel.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, un superhéroe tan completo. Vuelve el Capitán América al combate siete décadas después de su primera aventura (Captain America Comics #1, marzo de 1941), aquella que plasmaron en papel sus creadores, Joe Simon y Jack Kirby.

El regreso del personaje, planeado con todo el equilibrio de una producción clásica, se debe al equipo de guionistas formado por David Self, Christopher Markus, Stephen McFeely y el inefable Joss Whedon.

La aventura que nos proponen recorre todo el arco argumental del héroe en su primera etapa: un joven de escasa presencia física, Steve Rogers (Chris Evans), pretende alistarse para luchar contra las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Tras ser rechazado durante el reconocimiento médico, el general Chester Phillips (Tommy Lee Jones) le brinda una ocasión única para servir a su país. Animado por Phillips, Rogers se somete a un peligroso experimento durante el cual le administran un compuesto químico, el Suero del Super Soldado, que lo convierte en un auténtico superhombre. Transformado en un verdadero titán, toma el sobrenombre de Capitán América y se lanza a combatir a enemigos tan perversos como Cráneo Rojo (Hugo Weaving).

En la película también se reflejan las extrañas –y providenciales– circunstancias que permiten al Capitán América prolongar sus peripecias más allá de los años cuarenta, al frente de los Vengadores.

Los seguidores del personaje saben que el retorno de Rogers tras años de animación suspendida quedó descrito en otro cómic (The Avengers #4, marzo de 1964), que los guionistas de la película han puesto al día.

Obviamente, Marvel ha negociado bien la puesta en marcha de esta nueva franquicia. Aunque se intentó lanzar el proyecto en 1997, no hubo financiación hasta 2000. La disputa sobre el copyright entre Marvel y Joe Simon interrumpió el proceso, pero cinco años después, con una poderosa inversión de Merrill Lynch como respaldo, se dio luz verde a la película. El productor Avi Arad buscó al realizador idóneo. Tras descartar a Jon Favreau, muy ocupado en otras líneas del Universo Marvel, Joe Johnston resultó elegido.

Christopher Markus y Stephen McFeely rescribieron el guión que se empleó durante el rodaje. Con un secretismo que no impidió que se filtrasen algunas imágenes, la filmación comenzó el 28 de junio de 2010 en la Universidad de Manchester.

Dado que el pulp ha sido siempre el norte profesional de Joe Johnston, a nadie le extrañará que un colega suyo, Louis Leterrier, describa Captain America: The First Avenger como una mezcla entre Indiana Jones, The Rocketeer y Salvar al soldado Ryan. Quizá por ello, quienes más disfruten de esta película sean los espectadores más veteranos, o al menos, aquellos familiarizados con el cine de otras épocas.

Johnston, que fue director artístico de En busca del Arca Perdida, ha encontrado su inspiración en viejos seriales de la Republic como Captain America (1944), cuyo encanto –tal como se han puesto las cosas en Hollywood– conviene recuperar.

El mencionado serial, dicho sea de paso, era bastante infiel al cómic original. Su protagonista fue Dick Purcell, en el doble papel del fiscal del distrito Grant Gardner y el Capitán América (Un dato para la posteridad: Purcell murió de un ataque cardiaco por el esfuerzo físico que le supuso aquel frenético rodaje).

En 1990, Menahem Golan, uno de los creadores de Cannon Group, produjo Captain America, segunda y lamentable adaptación de las peripecias de Steve Rogers, cuya única baza a favor era la presencia del escritor Lawrence Block como guionista.

A nadie se le oculta que The First Avenger está muy por encima de ambos antecedentes. De hecho, Marvel ha pretendido repetir el tono de Iron Man, combinando drama psicológico, acción y humor a partes iguales.

Para alcanzar esa mezcla sofisticada, Johnston ha tenido la suerte de que el magnífico Hugo Weaving interprete a Johann Schmidt, alias Cráneo Rojo, villano a las órdenes del mismísimo Adolf Hitler y jefe de la red terrorista de HYDRA. Para recrear el acento germánico del personaje, Weaving se ha permitido imitar al cineasta Werner Herzog y al actor Klaus Maria Brandauer.

En la ficción, Sebastian Stan es Bucky Barnes, el mejor camarada del Capitán América, y Hayley Atwell interpreta a Peggy Carter, una agente militar que también tuvo un largo recorrido en los tebeos.

A la solidez del reparto contribuyen Toby Jones (el bioquímico nazi Arnim Zola), Dominic Cooper (Howard Stark, padre de Tony Stark) y Stanley Tucci (el Dr. Abraham Erskine, creador del suero del Super Soldado).

Con un equipo artístico y creativo de esta categoría, la diversión está asegurada.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © 2011 Marvel Enterprises, Marvel Entertainment, Marvel Studios, Paramount Pictures. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.