Cualia.es

¿Por qué la principal comunidad gay de Estados Unidos se encuentra en San Francisco?

Aunque hoy en día se pueden encontrar asociaciones, bares y clubes para homosexuales en todas las ciudades importantes de Estados Unidos, San Francisco y Nueva York han sido los núcleos más importantes de población y activismo gay de Estados Unidos. El caso de Nueva York parece más evidente, ya que esta ciudad ha sido un crisol de tendencias, culturas y nacionalidades. Pero ¿por qué San Francisco y no, por ejemplo Los Ángeles, Miami o Dallas? La explicación se encuentra en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.

Podemos establecer dos importantes zonas de actuación de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial: el Pacífico y Europa. Básicamente, los soldados que embarcaban para participar en las acciones contra Japón en el Pacífico, zarpaban desde San Francisco; los que participaron en las campañas europeas contra Alemania, lo hacían desde Nueva York. También en estas ciudades se hallaban campos de entrenamiento, oficinas de reclutamiento, arsenales, almacenes, etc.

Después del ataque a la base norteamericana de Pearl Harbour por los japoneses (7 de diciembre de 1941), miles de jóvenes estadounidenses corrieron a alistarse para luchar en la guerra, recién declarada por el presidente Roosevelt, y algunos de ellos eran homosexuales.

Las prácticas homosexuales estaban prohibidas en el Ejército norteamericano, así que cuando un soldado era pillado in fraganti (en los campos de instrucción, en los buques o en los destinos), se le entregaba una «baja azul» (por el color del documento) y se le expulsaba del ejército. Este certificado se usó desde la Primera Guerra Mundial hasta el final de la Segunda.

No es difícil imaginar a ese granjero de Tennessee o a aquel otro dentista de un pequeño pueblo de Ohio con el papelito en la mano. Volver a casa era impensable.

Los castigados con la baja azul apenas tenían cabida en la vida civil. Para cualquier trabajo era imprescindible presentar el documento de baja y todos sabían lo que significaba que fuera de color azul. Así que los que fueron devueltos a tierra en San Francisco, se quedaron allí, lo mismo que hicieron los que fueron devueltos a Nueva York.

Con el paso de los meses, la pequeña comunidad de San Francisco se fue nutriendo por el efecto llamada. Nuestro amigo granjero escribió a su primo Peter y a su exnovio Robert y nuestro querido dentista, a su hermano pequeño y a su prima Karen. En San Francisco (y en Nueva York) encontraron un lugar donde se sentían seguros y protegidos por la comunidad, lejos de los insultos, palizas y otras lindezas con las que el ser humano acostumbra a deleitar a sus vecinos cuando son diferentes y sobre todo, están en inferioridad numérica.

No he encontrado cifras exactas de los soldados que fueron expulsados por ser homosexuales, pero la cifra más aproximada podría rondar los 10.000.

Copyright del artículo © María Ortigosa. Reservados todos los derechos.

María Ortigosa

María Ortigosa

Historiadora y profesora de español como lengua extranjera.