Cualia.es

Los cíclopes y los elefantes

El mun­do de la mi­to­lo­gía es­tá po­bla­do por se­res fas­ci­nan­tes. Ba­si­lis­cos, uni­cor­nios, pe­ga­sos, cí­clo­pes, mi­no­tau­ros y otros se­res de ma­ra­vi­llo­so as­pec­to y pro­di­gio­sa na­tu­ra­le­za cons­ti­tu­yen la fau­na de la ima­gi­na­ción, la bio­di­ver­si­dad de un mun­do que nun­ca fue pe­ro que mu­chos ad­mi­ramos y, en se­cre­to, de­sea­ría­mos que exis­tie­ra. A ra­tos se nos ol­vi­da que en el mun­do real exis­ten ani­ma­les que, bien vis­tos, re­sul­tan tan es­tram­bó­ti­cos co­mo aque­llos del mun­do de la mi­to­lo­gía. Bas­ta ob­ser­var por un ra­to a un ri­no­ce­ron­te o una ji­ra­fa pa­ra dar­nos cuen­ta de que lo crea­do por la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca su­pe­ra en des­cha­ve­tes a lo crea­do por la ima­gi­na­ción hu­ma­na.

De he­cho, to­dos los se­res mi­to­ló­gi­cos es­tán ba­sa­dos, con di­fe­ren­tes gra­dos de ve­ra­ci­dad, en ani­ma­les rea­les. Lot­har Frenz, bió­lo­go y pe­rio­dis­ta ale­mán, pos­tu­la en su re­cien­te Li­bro de los ani­ma­les mis­te­rio­sos un po­si­ble ori­gen pa­ra el mi­to de los cí­clo­pes. Po­li­fe­mo, el fa­mo­so cí­clo­pe que de­vo­ró a seis de los más va­lien­tes hom­bres de Uli­ses, era, de acuer­do con la Odi­sea, “un mons­truo es­pan­to­so que no pa­re­cía­se a los hom­bres que vi­ven de pan, si­no a un pi­co sel­vá­ti­co que en la tie­rra se aís­la y des­ta­ca en­tre to­das las cum­bres”.

Aun­que Ho­me­ro no des­cri­be con de­ta­lle la fi­so­no­mía de los cí­clo­pes, se les ha re­pre­sen­ta­do ge­ne­ral­men­te co­mo fe­ro­ces gi­gan­tes an­tro­pó­fa­gos con un gran ojo en la fren­te. Exis­ten di­bu­jos de cí­clo­pes con dos ojos nor­ma­les ade­más del fron­tal, pe­ro la ma­yo­ría de las ilus­tra­cio­nes los mues­tran con un so­lo ojo de gran ta­ma­ño. Casi to­das las ilus­tra­cio­nes mues­tran a los cí­clo­pes con as­pec­to fe­roz, en con­cor­dan­cia con la na­rra­ción de la aven­tu­ra de Uli­ses en el can­to IX de la Odi­sea. Otros re­la­tos, en cam­bio, cuen­tan la his­to­ria del amor de Po­li­fe­mo por Ga­la­tea y pin­tan una ima­gen me­nos te­rri­ble de los cí­clo­pes, más en el to­no del gi­gan­te de ras­gos sua­ves y mi­ra­da tier­na de la pin­tu­ra El Cí­clo­pe, de Odi­lon Re­don, sim­bo­lis­ta fran­cés de fi­na­les del si­glo XIX.

Re­sul­ta in­te­re­san­te pre­gun­tar­se có­mo pu­die­ron los an­ti­guos grie­gos lle­gar a ima­gi­nar­se un mons­truo gi­gan­te de un so­lo ojo. De acuer­do con Frenz, la res­pues­ta tie­ne que ver con un ani­mal real que pa­re­ce tan fan­tás­ti­co co­mo los pro­pios cí­clo­pes: el ele­fan­te. En el crá­neo de los pro­bos­cí­deos des­ta­ca fuer­te­men­te una gran de­pre­sión jus­to por de­ba­jo de la re­gión fron­tal; no es otra co­sa que un ori­fi­cio na­sal en el que se im­plan­ta la trom­pa ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tos ani­ma­les.

Pa­ra un le­go, sin em­bar­go, el hue­co pa­re­ce­ría cier­ta­men­te una ca­vi­dad ocu­lar, el si­tio del úni­co ojo de un cí­clo­pe. Pe­ro, ¿có­mo ha­brían de to­par­se los grie­gos de la an­ti­güe­dad con un crá­neo de ele­fan­te? Frenz ar­gu­men­ta que en las is­las del Me­di­te­rrá­neo exis­tie­ron ele­fan­tes has­ta ha­ce unos po­cos mi­les de años. Aun­que los grie­gos nun­ca co­no­cie­ron un ele­fan­te vi­vo en sus tie­rras, es po­si­ble que ha­yan co­no­ci­do los crá­neos de es­tos ani­ma­les. Al tra­tar de ex­pli­car la ex­tra­ña ana­to­mía de es­tos ele­men­tos óseos, al­gún grie­go par­ti­cu­lar­men­te crea­ti­vo po­dría ha­ber ima­gi­na­do que se tra­ta­ba de crá­neos de gi­gan­tes de un so­lo ojo.

El li­bro de Frenz tra­ta so­bre la crip­to­zoo­lo­gía, la dis­ci­pli­na que bus­ca con­fir­mar o re­fu­tar las his­to­rias so­bre ani­ma­les aún des­co­no­ci­dos por la cien­cia. Aun­que han su­fri­do el es­car­nio de los in­ves­tiga­do­res tra­di­cio­na­les, al­gu­nos crip­to­zoó­lo­gos son cien­tí­fi­cos pro­fe­sio­na­les que en­fo­can sus es­fuer­zos en la bús­que­da de nue­vas es­pe­cies de ver­te­bra­dos en re­mo­tas re­gio­nes del pla­ne­ta. Cier­ta­men­te, la dis­ci­pli­na ha te­ni­do tam­bién gran des­pres­ti­gio por in­cluir en­tre sus pro­po­nen­tes a bus­ca­do­res del mons­truo del la­go Ness o del abo­mi­na­ble hom­bre de las nie­ves.

En uno de sus ca­pí­tu­los, Frenz es­pe­cu­la so­bre la po­si­ble exis­ten­cia de una es­pe­cie des­co­no­ci­da de ele­fan­tes ena­nos en las sel­vas del Áfri­ca. Cuan­do apa­re­ció la ver­sión ori­gi­nal de su li­bro en ale­mán, en 2000, la cien­cia re­co­no­cía la exis­ten­cia de dos es­pe­cies de ele­fan­tes: el asiá­ti­co (Elep­has ma­xi­mus) y el afri­ca­no (Lo­xo­don­ta afri­ca­na). Se sa­bía des­de prin­ci­pios de si­glo que los ele­fan­tes de las zo­nas bos­co­sas del Con­go son más pe­que­ños que los de las sa­ba­nas afri­ca­nas y que di­fie­ren asi­mis­mo por ser más os­cu­ros, te­ner los col­mi­llos me­nos cur­va­dos y con un mar­fil de to­no más ro­sa­do. Un ma­cho sel­vá­ti­co tí­pi­co tie­ne una al­tu­ra de al­re­de­dor de dos me­tros y me­dio, mien­tras que en la sa­ba­na la ma­yo­ría de los ma­chos al­can­za al­re­de­dor de tres me­tros, exis­tien­do ejem­pla­res de has­ta cua­tro me­tros de al­za­da. Ade­más, los ele­fan­tes sel­vá­ti­cos tie­nen las ore­jas más re­don­dea­das, lo que les va­lió el nom­bre de Lo­xo­don­ta afri­ca­na cy­clo­tis.

Frenz ha­ce una re­co­pi­la­ción muy com­ple­ta de ob­ser­va­cio­nes cien­tí­fi­cas rea­li­za­das du­ran­te to­do el si­glo xx que su­gie­ren la exis­ten­cia de una es­pe­cie ena­na de ele­fan­te, aún más pe­que­ña que cy­clo­tis y que in­clu­so cuen­ta con un nom­bre cien­tí­fi­co: Lo­xo­don­ta pu­mi­lio. Sin em­bar­go, to­da la evi­den­cia es cir­cuns­tan­cial, e in­clu­so al­gu­na de las ob­ser­va­cio­nes no han so­por­ta­do el es­cru­ti­nio es­cép­ti­co de la cien­cia. Por ejem­plo, se ha­bía ob­ser­va­do que el nú­me­ro de uñas en las pa­tas de los ele­fan­tes era me­nor en los ejem­pla­res de las sa­ba­nas que en los in­di­vi­duos sel­vá­ti­cos. Sin em­bar­go, se de­mos­tró pos­te­rior­men­te que tan­to los ele­fan­tes del bos­que co­mo los de la sa­ba­na te­nían al na­cer el mis­mo nú­me­ro de uñas.

Lo que su­ce­de es que los in­di­vi­duos de la sa­ba­na se en­fren­tan a un am­bien­te en el que las uñas se des­gas­tan más rá­pi­da­men­te. En los ejem­pla­res adul­tos da en­ton­ces la im­pre­sión de que el nú­me­ro de uñas es me­nor, pe­ro se tra­ta de un efec­to am­bien­tal y no de una di­fe­ren­cia que de­mos­tra­ra la exis­ten­cia de una es­pe­cie no­ve­do­sa.

Mien­tras Frenz ter­mi­na­ba su li­bro, en las sa­ba­nas y sel­vas de Áfri­ca, Ni­cho­las Geor­gia­dis, un bió­lo­go de Ke­nia, ace­cha­ba ele­fan­tes pa­ra dis­pa­rar con­tra ellos unos dar­dos es­pe­cia­les que le per­mi­tían ob­te­ner te­ji­dos de los ani­ma­les. Geor­gia­dis tra­ba­ja­ba pa­ra un am­bi­cio­so pro­yec­to que bus­ca­ba es­ta­ble­cer, usan­do téc­ni­cas ge­né­ti­cas, las re­la­cio­nes ta­xo­nó­mi­cas de los ele­fan­tes afri­ca­nos.

Con mues­tras to­ma­das de ca­si dos­cien­tos ejem­pla­res, los co­le­gas de Geor­gia­dis, es­pe­cia­li­za­dos en ge­né­ti­ca mo­lecu­lar, pu­die­ron de­mos­trar cla­ra­men­te la exis­ten­cia de dos es­pe­cies de ele­fan­tes en Áfri­ca, ele­van­do al ran­go de es­pe­cie a cy­clo­tis. El aná­li­sis, pu­bli­ca­do en Scien­ce en 2001, mos­tró que la dis­tan­cia ge­né­ti­ca en­tre las dos for­mas afri­ca­nas es de ca­si 60% de la dis­tan­cia que exis­te con el ele­fan­te asiá­ti­co. En pa­la­bras de los pro­pios in­ves­ti­ga­do­res, los dos ele­fan­tes afri­ca­nos son más di­fe­ren­tes en­tre sí que los leo­nes lo son de los ti­gres y los ca­ba­llos de las ce­bras.

Es­te des­cu­bri­mien­to mos­tró que aún en el si­glo XXI es po­si­ble en­con­trar es­pe­cies nue­vas de gran­des ma­mí­fe­ros, in­clu­so en gru­pos tan es­tu­dia­dos co­mo la me­ga­fau­na afri­ca­na. An­te es­ta evi­den­cia, ¿se­ría ra­zo­na­ble es­pe­rar en­con­trar una ter­ce­ra es­pe­cie de ele­fan­te afri­ca­no, la for­ma ena­na de la que tan­to es­pecu­ló Frenz? Es po­co pro­ba­ble, por­que el aná­li­sis ge­né­ti­co ha­bría de­tec­ta­do in­di­vi­duos de es­ta es­pe­cie. Sin em­bar­go, si du­ran­te to­do es­te tiem­po ha exis­ti­do una es­pe­cie no re­co­no­ci­da de ma­mí­fe­ro de enor­me ta­lla, ¿cuán­tas otras es­pe­cies críp­ti­cas de ma­mí­fe­ros es­ta­rán es­pe­ran­do ser des­cu­bier­tas? Y si fal­tan aún va­rios ma­mí­feros por des­cu­brir, ¿cuál ­será la ver­da­de­ra mag­ni­tud de la di­ver­si­dad de otros ver­te­bra­dos y de los in­ver­te­brados?

Co­mo apun­ta Frenz en su li­bro, en 1819 Geor­ges Cu­vier de­cla­ró que era muy po­co pro­ba­ble que exis­tie­ran es­pe­cies im­por­tan­tes de ma­mí­fe­ros por des­cu­brir. Si con­si­de­ra­mos que des­pués de 1819 se han en­con­tra­do es­pe­cies ta­les co­mo el or­ni­to­rrin­co y el equid­na, el ri­no­ce­ron­te blan­co, el ta­pir ma­la­yo, el oka­pi, nu­me­ro­sas es­pe­cies de pri­ma­tes y va­rias de an­tí­lo­pes, ade­más del ja­ba­lí del Cha­co, por men­cio­nar só­lo al­gu­nas, es evi­den­te que la arro­gan­te afir­ma­ción del cé­le­bre Cu­vier era com­ple­ta­men­te erró­nea. El des­cu­bri­mien­to de una es­pe­cie nue­va de ele­fan­te nos ha­ce ver que no es ne­ce­sa­rio ir a una te­ne­bro­sa cue­va de una dis­tan­te is­la, co­mo Uli­ses cuan­do en­con­tró al cí­clo­pe, pa­ra ha­llar se­res fas­ci­nan­tes que re­ba­san con cre­ces los lí­mi­tes de nues­tra ima­gi­na­ción.

Referencias bibliográficas

Frenz, L. 2003. El libro de los animales misteriosos. Ediciones Siruela, Madrid.

Roca, A. L., N. Georgiadis, J. Pecon-Slattery, S. J. O’Brien. 2001. “Genetic evidence for two species of elephant in Africa”, en Science, núm. 293, pp. 1473-1477.

Copyright del artículo © Héctor T. Arita. Reservados todos los derechos. Publicado previamente en la revista Ciencias de la UNAM. Editado sin ánimo de lucro, con licencia CC.

Héctor T. Arita

Héctor T. Arita

Héctor T. Arita es biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM (1985) y doctor en ecología por la Universidad de Florida, Gainesville (1992). Desde 1992 es investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), primero en el Instituto de Ecología y luego en el Centro de Investigaciones en Ecosistemas (CIEco). En el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES), realiza proyectos de investigación que se enfocan a la comprensión de los patrones de composición, estructura y diversidad de los conjuntos de especies a nivel local (ecología de comunidades) y regional y continental (macroecología). Realiza también investigaciones sobre las aplicaciones de estos estudios a la conservación de la diversidad biológica. Ha sido representante académico en diferentes cuerpos colegiados de la UNAM, además de haber sido el primer jefe del Departamento de Ecología de los Recursos Naturales y director del Instituto de Ecología. También fue presidente de la Asociación Mexicana de Mastozoología (AMMAC) y coordinador de la sección de biología de la Academia Mexicana de Ciencias. A nivel internacional, ha participado en comisiones y mesas directivas de asociaciones como la American Society of Mammalogists, la North American Society for Bat Research y la International Biogeography Society. Ha participado también en el consejo científico asesor del National Center for Ecological Analysis and Synthesis (NCEAS) de los Estados Unidos y actualmente es miembro del consejo de editores de "Ecology Letters". En 2016, ganó el III Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo por su obra "Crónicas de la extinción. La vida y la muerte de las especies animales".

Fotografía de Héctor T. Arita publicada por cortesía del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.