Cualia.es

La trágica mentira del campo de Terezín

El campo de concentración de Terezín (Theresienstadt) fue puesto en marcha por las SS en la ciudad fortificada del mismo nombre, ubicada en el Protectorado de Bohemia y Moravia, que hoy forma parte de la República Checa. Theresienstadt no fue un campo de exterminio, sino de «tránsito» hacia otros campos en el Este, en donde el destino programado era la cámara de gas.

Entre 1940 y 1945, pasaron por este campo, que en parte también era un gueto, más de 150.000 personas, de las cuales casi 90.000 fueron enviadas a otros campos de exterminio. En gran medida, eran niños, ancianos y mujeres judías, pues a los ojos de los nazis no tenían ninguna utilidad. De los que permanecieron en el campo de Terezín, 30.000 murieron allí mismo debido a los malos tratos, a los trabajos penosos, a la falta de higiene y a las enfermedades o directamente por torturas y asesinatos. La mayoría de esas 30.000 víctimas fueron incineradas en los hornos crematorios del campo.

Imagen superior: Hornos crematorios en el campo de Terezín. La sala de disecciones estaba situada a escasos metros de los hornos, para que el cadáver pudiera ser vejado una vez más por sus verdugos y su «ciencia». Dedico estas imágenes, tomadas durante mi visita al campo en 2016, a todos los canallas que, frente a toda evidencia, niegan o minimizan el Holocausto. A esa gentuza se les llama «negacionistas».

El campo, además, fue instrumentalizado por los nazis para engañar al delegado de la Cruz Roja Internacional durante su visita guiada, ya que fue «decorado» de tal manera que podía daba la impresión de ser una especie de hotel, con cantina, cine y hasta teatro. Una aldea Potemkim para engañar al zar humanitario.

Imagen superior: aprovechando que en Terezín había una intensa vida cultural, los nazis encargaron un documental propagandístico, «Theresienstadt. Ein Dokumentarfilm aus dem jüdischen Siedlungsgebiet» («Theresienstadt: Un documental del asentamiento judío», 1944), dirigido por un famoso director y actor judío, Kurt Gerron, y por el cineasta checo Karel Pečený. Filmada bajo supervisión del SS-Sturmbannführer Hans Günther y del comandante de Terezín, Karl Rahm, la película daba una impresión positiva de cómo se vivía en el lugar. Una vez acabado el rodaje, Gerron y parte del equipo fueron deportados a Auschwitz. Nada más llegar, su destino fueron las cámaras de gas.

Goebbels rentabilizó enormemente aquella farsa y los documentales rodados en Terezín siguen siendo presentados por los negacionistas como una prueba del «humanitarismo nazi».

Al terminar la guerra, de las 150.000 personas que estuvieron o pasaron por Terezín solo sobrevivieron 17.000. Dicho de otro modo, 87 de cada 100 personas murieron. Y ahora revise su agenda de contactos, familiares y amigos y elimine aleatoriamente al 87℅ de ellos.

Terrible ¿verdad?

Copyright del artículo © Fernando Navarro. Reservados todos los derechos.

Fernando Navarro García

Fernando Navarro García

Director general de HAC Business School and University, vicepresidente Ética y Responsabilidad Social de Inspiring Committed Leaders Foundation, secretario general de Innovaética y vicepresidente del Instituto de Estudios Panibéricos. Fernando Navarro es licenciado en Derecho y coordinó un proyecto humanitario en Angola. Como profesor, ha desarrollado su trayectoria docente en varias universidades y escuelas de negocios (UNED, Universidad Rey Juan Carlos, Carlos III, ESIC, Instituto Universitario Ortega y Gasset y la Escuela de Profesionales de Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid). Asimismo, es coautor de "El fenómeno socialista" (ed. crítica y anotada de la obra de Igor Shararevich, Última Línea, 2015), "El delirio nihilista: Un ensayo sobre los totalitarismos, populismos y nacionalismos" (Última Línea, 2018), "Nueve necesarios debates sobre la responsabilidad social" (Comares, 2019), "Inspirando líderes comprometidos: La innovación en valores, una visión para cambiar el mundo" (Última Línea, 2019) y "¡Eureka! Valores. Principios básicos de ética para las organizaciones" (Última Línea, 2020). Entre sus restantes libros, destacan "Estratégicas de marketing ferial" (ESIC, 2001), "Diccionario biográfico de nazismo y III Reich" (Sepha, 2010), "Hitler: Los años desconocidos" (ed. crítica de las memorias de Ernst Hanfstaengl, Última Línea, 2012) y "Responsabilidad social corporativa: Teoría y práctica" (ESIC, 2012).