Cualia.es

La serenidad de Carl Reinecke

Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con las transcripciones de Lieder suyos para el teclado. O sea: la elegante severidad de una mentalidad clásica y el loco entusiasmo de un romántico ejemplar.

En efecto, la estética de Reinecke debe su vocabulario al romanticismo germánico pero su temperamento es de una contención neoclásica. Dicho con la mejor intención: académica, si por academia entendemos el tesoro magistral del pasado. La cercanía de Brahms, seguramente, con su ascendencia schumanniana y su amor a los perfiles formales nítidos, le sirvió de ayuda. Además, su propia serenidad personal, tan necesaria para un tradicionalista en tiempos de revoluciones estéticas como el Wagnerismo, el impresionismo y los torbellinos nacionalistas.

Las dos obras incluidas en el CD que les recomiendo son trabajos de madurez y sirven como fácil compendio de su labor. Los géneros elegidos tienen perfecta definición.

También, buenas memorias a las que acudir. Por ejemplo, el Concierto para arpa y orquesta nos lleva a comparables partituras como las de Mozart y Boieldieu. El arpa está tratada con mimo que raya en una elegante brillantez virtuosística. Reinecke conoce sus timbres y escribe su parte de modo que no acabe el solista engullido por la orquesta, para lo cual elabora los colores de la masa con la debida inteligencia.

Melodías y variantes y momentos de cadencias condignamente lucidas, hacen el resto.

En cuanto a la Sinfonía, un dispositivo de Reinecke escasamente conocido en nuestro tiempo, la sonoridad MendelssohnSchumann le deja su presencia, a medias propiamente sinfónica y a medias camerata del siglo XVIII. Ambas vertientes hacen del pasado algo vivo y renovado. Cuando el caballo de la historia se encabrita, no conviene perder los estribos.

Disco recomendado: Carl Reinecke (1824-1910): Concierto para arpa; Sinfonía nº 3 Elsie Bedleem, arpa. Brandenburgisches Staatsorchester Frankfurt. Heribert Beissel, director / CHRISTOPHORUS / Ref.: CHE 0162-2 (1 CD)

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo se publica en Cualia por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")