Cualia.es

Juana de Castilla, más allá del mito

«La imagen de Juana en Tordesillas es valiosa por los claroscuros que en ella aparecen. Supone un diseño propio y un apartamiento decidido de la corte, del poder y del gobierno. Ha conseguido liberarse de la fuerte carga que para ella ha debido de ser el soportar el doble cuerpo del rey y de una mujer con ideas propias.

Mantenía relaciones con su familia, pero sobre los temas que a ella le parecían importantes, sin duda el sentimiento religioso ocupaba un lugar importante en su vida y por ello las especiales comunicaciones con su nieta Juana. Ha conseguido asegurar la Corona de Castilla y también la de Aragón en su hijo Carlos. Y vive recogida en Tordesillas en profunda comunicación con las monjas clarisas vecinas, leyendo libros no demasiado conocidos en Castilla en aquel momento como la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis que ella había mandado traducir al castellano e imprimir en su época de Flandes. ¿Todo esto es propio de una mujer loca?»

Loca. Las mujeres siempre estamos locas cuando pretendemos ocupar espacios que, al parecer, no nos corresponden.

El 6 de noviembre de 1479, nacía Juana de Castilla, tercera hija de los Reyes Católicos. Y lo hacía en el Palacio de Cifuentes, en Toledo. Fue amamantada por su madre, a diferencia del resto de sus hermanos. Y dicen que se parecía tanto a Juana Enríquez, su abuela paterna, que Isabel la Católica le puso el apodo de «mi suegra».

La imagen de una reina loca de amor nace en el siglo XIX, se visualiza en cuadros como el de Francisco Pradilla, obsesionado con su figura, y alcanza su paroxismo durante el franquismo, cuando Juana se transforma en todo lo que una mujer afecta al régimen no debe ser. Y así, contaminada, llega hasta la actualidad.

Por fortuna, son muchas las historiadoras empeñadas en sacar a Juana de las brumas en las que fue recluida, no tanto por las ambiciones políticas de sus «hombres» (padre, marido, hijo) cuanto por sus propios deseos de llevar una vida que nada tenía que ver con la que se veía obligada a aceptar. Historiadoras como Cristina Segura GraiñoLeerla es un placer.

Imagen superior: «La Demencia de Doña Juana» (1867), de Lorenzo Vallés

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.
Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran "El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II" (1998), "Los amantes del arte sagrado" (2000), "Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias" (2002), "Alquimia, el gran secreto" (2002), "Las plantas mágicas" (2002), "Magos y Reyes" (2004), "Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado" (2005), "Los libros malditos" (2005), "Inferno. Historia de una biblioteca maldita" (2007), "Historia de las hierbas mágicas y medicinales" (2008) y "Evas alquímicas" (2017).