Cualia.es

«Historia de la guerra», de John Keegan

Desde que Random House publicó en 1993 Historia de la guerra (A History of Warfare), este sensacional ensayo de John Keegan ha pasado a formar parte de la lista de clásicos que cualquier interesado por la historia militar ha de leer.

La escala del estudio es impresionante. Abarca todas las variables bélicas, desde las luchas tribales en la Edad del Bronce hasta el orden invencible de las legiones romanas, pasando por las maniobras de la caballería asiria, la pericia guerrera de Genghis Khan y la defensa de las fortalezas medievales. En suma, 40.000 años de confrontaciones de la más variada naturaleza.

De igual modo, el armamento es analizado de forma exhaustiva. Así, el arco, los revólveres Smith and Wesson, el gas mostaza o la artillería son hitos en una trayectoria de creciente sofisticación tecnológica, puesta al servicio de una táctica y una estrategia que, gracias a ese gran experto que es Keegan, pueden ser comprendidas por el lector no especializado.

La conocida idea del prusiano Carl von Clausewitz, «la guerra es la continuación de la política por otros medios», pivota sobre este libro, aunque no en un sentido positivo. De forma constante, Keegan critica a Clausewitz, y es que, a su modo de ver, la lucha armada es, justamente, la demostración de que la diplomacia ha fracasado. Es más: Claussevitz no llega a la esencia de la guerra, pero pervierte la interpretación de la política.

Dotando de unidad a su estudio, Keegan aborda las distintas formas de combate como una expresión de la cultura humana, y en este sentido, su obra puede leerse como un retrato de nuestra especie desde la noche de los tiempos, rica en interpretaciones simbólicas y con figuras marginales apasionantes, que pululan entre el presente y el pasado.

Fascinante y divulgativo, escrito con elegancia e impecable precisión, el libro lleva siempre consigo el espectro de la violencia y lo somete a un escrutinio académico admirable.

Keegan se sintió hechizado por la historia militar desde que, siendo niño, vio los jeeps norteamericanos circular por las calles de Londres, antes del día D. Su padre había combatido en la Primera Guerra Mundial, sobreviviendo a aquella masacre que dejó veinte millones de muertos, así que es lógico pensar que el relato bélico siempre ocupó un lugar destacado en su imaginación.

El autor sabe que un grupo de hombres organizado para matar a compañeros de especie es un fenómeno singular, en el que los métodos cambian –así lo estudia en el libro–, pero parte de las motivaciones permanecen a través de los siglos, como si el ser humano estuviera destinado a apuntalar por un lado lo que destruye por otro.

Enunciar algunos de esos estímulos atávicos de manera comprensible es otro de los propósitos de Keegan. No obstante, sobre todo si se analiza de forma superficial, esta Historia de la guerra es más bien un relato del progreso tecnológico de los conflictos.

Tras investigar durante años en la formidable biblioteca de la academia militar de Sandhurst, el equivalente británico de West Point, el autor reunió todos sus apuntes –probablemente ya conocidos por sus alumnos y colegas en dicha institución–, y a mediados de los ochenta, por sugerencia de su amigo Max Hastings, comenzó a escribir sobre estos temas con The Daily Telegraph y empezó a diseñar la estructura de este libro que ahora, en una magnífica edición de Turner, con traducción de Francisco Martín Arribas, llega a las manos del lector hispanohablante.

Sinopsis

“No estaba yo destinado a ser guerrero”, se lamenta Keegan. Sin embargo la fascinación por las historias de los veteranos fue la que le llevó a convertirse en uno de los principales expertos mundiales en historia militar. Desde las primeras puntas de flecha hasta los misiles teledirigidos, desde el soldado anónimo al más grande de los generales, esta es la historia de la guerra en todas sus vertientes. La lectura ideal tanto para los admiradores de la disciplina marcial como para sus detractores, completísima, erudita y narrada con el saber hacer de un clásico en su especialidad.

“La capacidad de Keegan como escritor deriva del hecho de que no se ve a sí mismo como un mero cronista de guerra, sino como un estudiante de la naturaleza humana. Es la amplitud de su comprensión de las civilizaciones, tanto como del arte del soldado, lo que hace formidable este libro”, escribe Max Hastings en el Evening Standard.

John Keegan (1934-2012), fue un historiador, profesor, escritor y periodista británico especializado en historia militar. Profesor en la universidad de Princeton y en la academia militar Sandhurst, colaboró como periodista con el Daily Telegraph y como guionista y presentador con la BBC.

Escribió numerosas obras sobre la naturaleza de la guerra, inteligencia militar y la psicología del combatiente, entre ellas El rostro de la batalla, publicada en esta misma colección. Sus libros se caracterizan por analizar los hechos históricos aplicando la lógica y, a la vez, buscando el lado humano e individual del combatiente.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Turner. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.