Cualia.es

«Encadenado» («Chained», 2012), de Jennifer Lynch

Escalofriante retrato sobre un psychokiller (aterrador Vincent D’Onofrio) y su convivencia con el hijo de una de sus víctimas, al que adopta como discípulo a la fuerza y al que pretende contagiar su rabiosa misoginia.

Jennifer Chambers Lynch ya vuela sola como directora y sin tener que dar explicaciones por ser la hija de quien es.

Sinopsis

Una mujer y su hijo toman un taxi para volver a casa, con la mala pata de que el conductor es un asesino en serie que lleva años beneficiándose de su trabajo para cumplir con su oscuro hobby. El chico termina encadenado en la casa del asesino, que le ordena mantener aseada la casa, comer las sobras y limpiar cada vez que él termina con una nueva víctima. Pasan los años, y el chico, apodado Rabbit, ya se ha hecho mayor: ha llegado el momento de ver en qué se ha convertido tras tantos años de violencia. Jennifer Lynch vuelve a Sitges con una película que va más allá del clásico filme de asesino en serie. Le acompaña un Vincent D’Onofrio colosal.

Entrevistada por Rochelle Siemienowicz, la directora señala lo siguiente: «El subgénero del torture porn tiene su lugar y hay una audiencia para ello. Simplemente, no me ocupo de eso como directora. En Chained, estaba más interesada en la construcción de un monstruo, analizando de dónde proviene, para que puedas humanizar y explicar, aunque no justificar, el comportamiento devastador de un asesino en serie».

«Amo la sangre y el gore ‒añade‒, y me encanta poner intestinos de cordero sobre los actores, pero eso tiene que basarse en una historia. Mi padre, David Lynch, y yo solo podemos ser confundidos a través de comparaciones y juicios extraños. Nos sentimos muy diferentes el uno del otro. Ciertamente, hay una mentalidad similar en lo que se refiere al proceso y la alegría de la exploración, pero no quiero hacer películas de David Lynch. Quiero hacer películas de Jen Lynch«.
«Cuando impusieron su calificación a Chained ‒concluye‒, fui a la MPAA para protestar y pagué el arbitraje. Les dije: ‘Habéis visto Saw o Hostel? ¿Habéis visto La matanza de Texas?’. No entiendo por qué estoy obteniendo básicamente una ‘X’. Dijeron que les encantaba la película, pero pensaron que los niños no deberían verla, porque simplemente era demasiado realista. Aparentemente, está bien que los adolescentes cómo les cortan los senos y la cabeza a unas chicas si se hace de forma divertida, hábil y sexy. Pero no está bien que vean qué es la violencia real, y cuán horriblemente silenciosa, torpe y desordenada puede ser . No está bien que vean lo aterradora que es, y que así puedan tener una conversación al respecto. El film fue directo a DVD y solo lo he visto en pantalla grande en festivales como este».

A los diecinueve años Jennifer Lynch (Filadelfia, 1968) escribió el guión de Mi obsesión por Helena, película que rodaría en 1993. Tras trabajar en televisión y en la producción de cortos regresó a la dirección con Surveillance, que en 2008 ganó el premio a la mejor película de Sitges.

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Publicado previamente en Utero.Pe con licencia CC.

Copyright de imágenes y sinopsis © Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, Envision Media Arts, RGB Productions. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)