Cualia.es

«El mundo sigue» (1963), de Fernando Fernán Gómez

Anoche vi El mundo sigue, una durísima película dirigida e interpretada por Fernando Fernán Gómez. Fue rodada en blanco y negro en 1963 y estrenada el 10 de julio de 1965 en un cine de Bilbao, donde permaneció pocos días en cartel.

El actor ‒escribe Diego Galán‒ «contaba que en 1963, con motivo de sus bodas de plata con la profesión de actor, se propuso aceptar todas las ofertas de trabajo que le surgieran tanto en cine como en teatro y costear con ello la producción de la película que quería dirigir, El mundo sigue, según la novela de su admirado Juan Antonio de Zunzunegui. No tuvo suerte. La censura prohibió el guion aunque en aquel momento hubiese una cierta apertura respecto al cine para festivales internacionales ‒el llamado “nuevo cine español” ‒, y hubo luego que hacerle adaptaciones. Una vez rodada la película aquella mínima apertura se había quedado en agua de borrajas y fue calificada con la categoría mínima, lo que dificultaba su exhibición en salas; de hecho, se estrenó dos años después de filmarse, de forma casi clandestina, (…) y en programa doble. El mundo sigue quedó como “película maldita”, olvidada, salvo en circuitos de filmotecas y cine-clubes donde viene siendo considerada obra maestra» (El País, 2-07-2015).

Por suerte, el film regresó a las pantallas el 10 de julio de 2015, esta vez con una copia restaurada por Juan Estelrich hijo.

Me resulta realmente sorprendente que una cinta así llegara a ser estrenada ‒aunque fuera de tapadillo‒, pues aborda con una crudeza enorme todos los males de la vida cotidiana de las clases bajas: penuria económica, ludopatía, alcoholismo, machismo, violencia doméstica, adulterio, abuso sexual, aborto y hasta suicidio.

Quizás Fernán Gómez se excedió al acumular tantas desgracias en una misma familia, pero supongo que buscaba una metáfora de los males de la época, basándose en la novela homónima de Zunzunegui.

«El mundo sigue ‒señaló el actor y director‒ no es una película original mía. Yo considero como autor de la película, por encima de todo, al autor del texto, y ese no soy yo. Es Juan Antonio Zunzunegui, que como todo el mundo sabe, era un autor falangista, pero que considero que es el hombre que mejor ha llevado a la narrativa el enorme fracaso político de la posguerra española».

La interpretación de los actores es realmente soberbia y, además, puede verse casi como un documental del Madrid de mediados de los sesenta. De hecho, gran parte de la película esta rodada en exteriores (barrio de Maravillas, Ciudad Universitaria, Chamberí).

Los diferentes personajes tienen su parcela de protagonismo: las dos hermanas que se odian, una de ellas una frustrada ama de casa (Lina Canalejas) con un marido indeseable (el propio Fernán Gómez) y la otra una mujer de ‘vida ligera’ (Gemma Cuervo). Los padres humildes, caracterizados con los prejuicios y virtudes de la época (la madre, encarnada por Milagros Leal, me resultó especialmente entrañable). El hermano ex seminarista, un meapilas realmente insufrible. Los diferentes amantes de la hermana liberal, a cual mas repugnante…

En resumen, la película plantea una mirada pesimista y durísima de aquella España de la dictadura que ‒a pesar de la propaganda del régimen‒ no solo era desarrollismo económico, sino también miseria, desigualdad y prejuicios a patadas.

Es verdad que el panorama retratado en la película más bien parece el Madrid de inicios de los cincuenta (hambre, pobreza) que el de mediados de los sesenta, pero el conjunto resulta estremecedor y muestra el lado oculto de muchas dictaduras.

Nota al margen: es importante recordar que, a pesar de todo ello, fuimos capaces de llegar al consenso de Constitución de 1978 para vivir, a partir de entonces, los mejores cuarenta años de nuestra historia reciente. Eso es, por cierto, lo que quieren cargarse algunos.

Sinopsis

La historia de una familia que vive en una modesta casa del madrileño barrio de Maravillas, con el constante enfrentamiento entre las dos hijas como motor de la trama.

«Las vivencias de toda aquella gente como plasmación realista, y con un sarcasmo un tanto interiorizado […] aquella sordidez, aquella impotencia de la gente. Y la carencia por parte de la gente de este estrato social de una moral auténtica, que se ven sometidos a una especie de ductilidad por el imperativo de la vida cotidiana, de esa bajeza de miras… Eso es lo que más me interesaba». (Fernando Fernán Gómez)

Recorrer la vida y obra de Fernando Fernán Gómez (Lima, 1921 – Madrid, 2007) con motivo de su centenario brinda la oportunidad de transitar buena parte de la historia del cine español. Sus primeros pasos, a finales de los años 30, fueron en el teatro, junto al célebre dramaturgo Enrique Jardiel Poncela, y poco después ya había captado la atención de las productoras de cine, que comenzaron a llamarle. Primero como secundario y rápidamente como protagonista, Fernán Gómez se labró una sólida carrera trabajando junto a directores como Edgar Neville, Luis García Berlanga o José Antonio Nieves Conde. Pero para su mente inquieta no era suficiente y, durante la década de los 50, dio también sus primeros pasos como dramaturgo, novelista, guionista y director, precisamente con Manicomio.

Pese a sus habituales enfrentamientos con la censura franquista y a una desigual recepción por parte del público, no siempre preparado para la acidez y la honestidad de su mirada, Fernán Gómez firmó entre los años 50 y finales de siglo algunos de los mayores hitos de la historia del cine español, desde El extraño viaje (1964) o El mundo sigue (1965), hasta El viaje a ninguna parte (1986). Su doble Oso de Plata de Berlín y sus cuatro Goyas se unen al Premio Príncipe de Asturias de las Artes (otorgado en 1995) y al premio honorífico del Festival de San Sebastián como certificación de la relevancia de una de las más grandes figuras de la cultura de habla hispana del siglo XX.

Copyright de la sinopsis © Filmoteca Española, Reservados todos los derechos.

Copyright del artículo © Fernando Navarro. Reservados todos los derechos.

Fernando Navarro García

Fernando Navarro García

Director general de HAC Business School and University, vicepresidente Ética y Responsabilidad Social de Inspiring Committed Leaders Foundation, secretario general de Innovaética y vicepresidente del Instituto de Estudios Panibéricos. Fernando Navarro es licenciado en Derecho y coordinó un proyecto humanitario en Angola. Como profesor, ha desarrollado su trayectoria docente en varias universidades y escuelas de negocios (UNED, Universidad Rey Juan Carlos, Carlos III, ESIC, Instituto Universitario Ortega y Gasset y la Escuela de Profesionales de Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid). Asimismo, es coautor de "El fenómeno socialista" (ed. crítica y anotada de la obra de Igor Shararevich, Última Línea, 2015), "El delirio nihilista: Un ensayo sobre los totalitarismos, populismos y nacionalismos" (Última Línea, 2018), "Nueve necesarios debates sobre la responsabilidad social" (Comares, 2019), "Inspirando líderes comprometidos: La innovación en valores, una visión para cambiar el mundo" (Última Línea, 2019) y "¡Eureka! Valores. Principios básicos de ética para las organizaciones" (Última Línea, 2020). Entre sus restantes libros, destacan "Estratégicas de marketing ferial" (ESIC, 2001), "Diccionario biográfico de nazismo y III Reich" (Sepha, 2010), "Hitler: Los años desconocidos" (ed. crítica de las memorias de Ernst Hanfstaengl, Última Línea, 2012) y "Responsabilidad social corporativa: Teoría y práctica" (ESIC, 2012).