Cualia.es

Crítica: «Nadie» («Nobody», 2021), de Ilya Naishuller

¿Cuándo empieza y cuándo acaba la dichosa «crisis de la mediana edad»? Empiezo a pensar que se extiende durante varias décadas. Esfumadas ‒de un día para otro‒ la juventud y las esperanzas de tener una vida interesante, nos quedamos en un estado de constante perplejidad frente al espejo. ¿Quién es esa persona que me mira y cómo ha llegado ahí? ¿Deprimente? Pues claro, pero eso no quiere decir que no nos podamos divertir a costa de esa tragedia.

Nadie es el enésimo acercamiento a la crisis de marras, en esta ocasión desde la comedia negra y la acción violenta. Hutch (Bob Odenkirk), el protagonista, vive la vida que se supone que uno debe vivir (familia, casa, trabajo fijo), con lo cual no debería quejarse. Es más, habrá gente que piense que no tiene derecho ni a protagonizar una película por ser un hombre blanco hetero privilegiado, pero el caso es que Hutch no es feliz y tiene su propia película. Una realmente divertida.

Bob Odenkirk se alza como la principal estrella y reclamo de Nadie, película producida por David Leitch, escrita por Derek Kolstad y con acción coordinada por la compañía de especialistas 87eleven, que es lo mismo que decir que está hecha prácticamente por la misma gente que John Wick (2014).

Es casi imposible no comparar estas dos películas, al contar ambas una historia muy similar, aunque con puntos clave que las hacen muy distintas. Resumiendo: John Wick tiene mejor acción y Nadie tiene mejor guion. John Wick es un personaje trágico y Hutch es pura sátira.

Ayudado por las coreografías coordinadas por profesionales veteranos como Daniel Bernhardt (quien tiene un papel secundario en la película), el director ruso Ilya Naishuller (Hardcore Henry) quizá no alcance la maestría de Chad Stahelski, pero sale triunfante con un espectáculo de violencia desatada, aunque no tan gore como la producciones recientes como The Night Comes for Us o Gangs of London.

El trabajo de Naishuller ocasionalmente remite a aquel glorioso cine de tiros hongkonés de John Woo o Ringo Lam. Aquí destaca una antológica escena de lucha en un autobús, tan brutal como catártica.

Sangrías y secundarios adorables para el público de la «generación X» al que va destinada la película (¡Christopher Lloyd! ¡Michael Ironside! ¡RZA!) visten una historia que trata sobre la incapacidad del ser humano para estar contento. Tanto el protagonista como el antagonista (Alexey Serebryakov) están a disgusto con las vidas que llevan, aparentemente satisfactorias, y están deseando cambiarlas.

La película, en todo caso, no está motivada por ningún tipo de discurso, sino por las emociones más primarias. Hay quien la verá como un producto peligroso que glorifica las conductas violentas, pero no hay que ser un lince para saber que simplemente es una historia de ficción que funciona perfectamente como válvula de escape para las fantasías más primarias.

A nadie en su sano juicio se le ocurriría meterse en el embrollo en el que se ve inmerso Hutch, y de hecho, ni siquiera podría llevarlo a cabo por muchas ganas que tuviera.

Lo que viene a ser la ficción. ¿Hace falta explicar qué significa eso a estas alturas?

Sinopsis

Nadie es la historia de un robo en una casa, que obliga a un hombre con baja autoestima y al que todos ignoran a recurrir a sus instintos más despiadados y letales para proteger a su familia. Si la idea puede parecer una fantasía cumplida satisfactoriamente para millones de padres, quizás se deba a que, en cierto modo, es exactamente eso. Bob Odenkirk, conocido por dar a vida a Jimmy McGill en las series Better Call Saul y Breaking Bad, desarrolló la historia basándose en su experiencia personal. “Han entrado en mi casa en dos ocasiones, y en ambas estábamos dentro mi esposa, mis hijos y yo”, explica. “La primera vez fue realmente traumática. Como padre, pensé que lo mejor era no hacer nada. Creo que, dentro de lo que cabe, salimos indemnes, pero, aun así, nunca se me ha olvidado y siempre me he preguntado si no debería haber hecho algo más en aquel momento”.

El productor, Marc Provissiero, que también es el agente de Bob Odenkirk, añade: “Cuando se llevaron al ladrón, un policía le dijo a Bob: ‘Hizo lo mejor. No es lo que habría hecho yo, pero hizo lo mejor’. Ese comentario se quedó grabado en la mente de Bob. Hablamos del tema, de lo que significa ser un padre y marido que debe proteger a su familia en la actualidad, cuando los hombres han aprendido a reaccionar de una forma distinta a la de nuestros padres, cuando se exaltaban unos instintos más primarios. No dudo de que evolucionar en esa dirección sea bueno. Pero ¿qué ocurre si eres padre y tu familia está en peligro? En una reunión, lanzando ideas, se nos ocurrió plantear hacer algo del estilo de El justiciero de la ciudad o Venganza, dos historias en las que un padre debe proteger a su familia, pero no es un tipo al que se le cruzan los cables a la primera de cambio y se lo lleva todo por delante. ¿Qué pasa si es un padre más bien normal, un padre como todos, y no se sabe de qué es capaz realmente?”

Decididos a llevar a cabo el proyecto, Bob Odenkirk y Marc Provissiero hablaron con Kelly McCormick y David Leitch, de la productora 87North, que tienen una larga lista de películas de acción en su haber, entre las que destacaremos las sagas John Wick y Atómica, así como Fast & Furious: Hobbs & Shaw. A Kelly McCormick le gustó la idea: “Me quedé enganchada”, dice. “Soy una fan de Bob, y en cuanto me habló del proyecto ya vi el camino que le había llevado desde sus papeles anteriores a este, el de un hombre como todos que se convierte en un héroe de acción con el que es fácil identificarse. No iba a perderme esta oportunidad”.

David Leitch añade: “Kelly defendió el proyecto. Se hizo cargo del material y vio enseguida que Hutch, el personaje central, es un hombre que cae bien, tiene sentimientos. Está conectado a su familia y quiere redescubrirse a sí mismo. Kelly posee un enorme olfato para descubrir buenos guiones, y el proyecto me gustó”.

Después de ofrecer el proyecto a varios estudios, los productores y el director estaban entusiasmados cuando Universal lo acogió dentro de su acuerdo de primera opción con 87North: “Nadie es nuestro primer proyecto dentro del acuerdo marco que firmamos con Universal”, explica McCormick. “El estudio tardó muy poco en reaccionar después de ofrecerles el material. Nos parece la oportunidad perfecta para arrancar lo que esperamos se convierta en una colaboración habitual”.

También presentaron la idea al productor Braden Aftergood, que tampoco perdió tiempo para unirse al proyecto. “Bob había pensado en hacer una película algo parecida a El justiciero de la ciudad, de 1974, o también Redada asesina”, explica el productor. “El planteamiento me intrigó y me reuní con Bob y Marc. Fue cuando Bob me contó sus experiencias personales, lo que terminó de convencerme, y empezamos a trabajar en la película”.

En este caso, el toque adicional de la historia nace del hecho de que, en casi todas las películas de acción de este tipo, el actor que hace de “hombre normal” no tiene nada de normal para el público. “Charles Bronson es el hombre ‘normal’ en El justiciero de la ciudad, pero no es normal para el espectador, ¡se trata de Charles Bronson!”, dice Braden Aftergood. “El actor aporta su imagen pública al papel. Normalmente, películas como John Wick, Venganza, The Equalizer: El protector, incluso Rambo, se basan en la premisa de que el malo se ha metido con el hombre equivocado. El malo ha ido a por uno mucho más duro de pelar que él. Pero el planteamiento de Bob era lo opuesto: ¿Y si el malo no se equivoca de hombre? Es decir, se mete con un tipo normal que no hace daño a nadie, que no va a defenderse, pero que de pronto decide reaccionar. Aquí se explora la idea de hasta dónde puede llegar una persona normal en ciertas circunstancias”.

A la hora de buscar al guionista idóneo, los productores estuvieron de acuerdo en proponérselo a Derek Kolstad, autor de las tres entregas de John Wick. “Teníamos una lista muy corta de guionistas favoritos”, explica Marc Provissiero. “Bob es especialista en comedias y había que sacarle de su entorno habitual. Necesitábamos a un guionista que añadiera los ingredientes que nos faltaban. Entre las películas que nos parecían más adecuadas estaba John Wick. Bastó una reunión con Derek Kolstad para empezar a trabajar. Era fan de Bob y enseguida entendió que el enfoque de la acción debía basarse mucho más en el personaje. Derek controla perfectamente la acción, Bob añadió su toque personal y nosotros pulimos al personaje”.

Los productores Kelly McCormick y David Leitch estaban muy familiarizados con el estilo de escritura de Derek Kolstad después de producir la trilogía John Wick. Coincidían en que nadie mejor que él para hacerse cargo del guion de Nadie. “A Derek se le da muy bien crear un mundo y poblarlo con personajes empáticos”, dice David Leitch. “Me gusta mucho trabajar con él en películas de este género, me parece que es uno de los maestros de la acción”.

Derek no solo crea personajes cercanos e historias de acción geniales”, dice Kelly McCormick, “sus guiones dejan la puerta abierta al director y al equipo de especialistas para realizar escenas de acción icónicas y sin igual”.

Con el guionista y el estudio asegurados, aún quedaba por encontrar una importantísima pieza del puzle: el director. Ilya Naishuller, conocido por dirigir el thriller de acción Hardcore Henry en 2015, estaba entre los primeros nombres en la lista de favoritos de los productores. Dio la casualidad de que Nadie encajaba a la perfección con lo que buscaba Ilya Naishuller. “Después del estreno de Hardcore Henry, pasé los siguientes tres años desarrollando proyectos para el futuro, dirigiendo vídeos musicales y anuncios, así como comedias en Rusia”, explica el director. “Les dije a mis agentes que solo aceptaría dirigir una película en Estados Unidos si se trataba de un thriller de acción, con un actor inesperado para el papel (un cómico con una escopeta fueron mis palabras) y que debería producirlo 87North. Y mira por dónde, en abril de 2018 recibí un guion de mi agente con la siguiente nota: ‘Nadie – Thriller de acción, guion de Derek Kolstad, producido por 87North, protagonizado por Bob Odenkirk’. ¿Qué más podía pedir?”

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Perfect World Pictures, 87North Productions, Eighty Two Films, Odenkirk Provissiero Entertainment, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).