Cualia.es

Crítica: «Maggie» (Henry Hobson, 2015)

Anoche, por fin, pude ver Maggie. Se trata de la primera incursión de Arnold Schwarzenegger en el genero zombi (Recordemos que en su amplia filmografía ha luchado contra extraterrestres y hasta con el mismo diablo, pero nunca, hasta ahora, con muertos vivientes).

¿Una película de Schwarzenegger con zombis puede ser buena? Pues en mi opinión es algo más que buena. Sin ser una obra maestra, reúne ingredientes que la convierten en una cinta muy recomendable. Para empezar –y he aquí la primera sorpresa– no hay ni tiros, ni puñetazos ni casi se ven muertos vivientes (un par de ellos en todo el metraje y sin truculencias, apenas velados).

El ritmo es lento y muy introspectivo. Maggie no trata sobre cómo sobrevivir al apocalipsis zombi (esquema habitual del subgénero), sino del amor de un padre por su hija (esplendida Abigail Breslin, la niña de Pequeña Miss Sunshine, ¿la recuerdan?) y de su empeño en protegerla hasta el último segundo.

La película, en realidad, es una reflexión sobre la enfermedad terminal y el efecto que tiene en el entorno del paciente. Las mejores escenas son aquellas en las que la enferma, portadora de un virus mortal y contagioso, trata de relacionarse con su antiguo mundo (sus amigas, su novio…) Conocer nuestra hora exacta de la muerte es, a poco que lo pensemos, una maldición.

Es precisamente ese aspecto intimista de la película ‒la relación padre-hija‒ el que me ha fascinado. Me ha recordado mucho otro espléndido film, La carretera, en donde – también con la excusa del fin del mundo– se nos mostraba la fuerza del amor paterno-filial y la angustia de la responsabilidad en un mundo sin leyes. La fotografía crepuscular y grisácea de ambas películas es muy similar.

No hay, como decía, ni explosiones, ni sangre, ni sobresaltos, ni vísceras. Schwarzenegger no exhibe bíceps ni da mamporros – su edad tampoco lo permite– y por vez primera en su carrera, se muestra vulnerable y dubitativo. Es la imagen estereotipada del héroe cansado, del padre abrumado por unos acontecimientos que no entiende y que le fuerzan a tomar decisiones radicales, pero siempre fundadas en el amor. Su actuación es francamente buena.

Creo que la historia del cine algún día hará justicia a este peculiar actor, como ya ha hecho con Eastwood o John Wayne.

Sinopsis

En Maggie, los zombies también tienen sentimientos. Y Arnold Schwarzenegger compone uno de los papeles más sutiles y emotivos de su carrera interpretando a Wade, un padre dispuesto a hacer lo que sea para proteger a su hija, infectada con un virus y obligada a permanecer en cuarentena. Maggie retrata un momento inusual en cine de zombies: el del cambio, paulatino, de persona a muerto viviente.

Copyright del artículo © Fernando Navarro. Reservados todos los derechos.

Fernando Navarro García

Fernando Navarro García

Director general de HAC Business School and University, vicepresidente Ética y Responsabilidad Social de Inspiring Committed Leaders Foundation, secretario general de Innovaética y vicepresidente del Instituto de Estudios Panibéricos. Fernando Navarro es licenciado en Derecho y coordinó un proyecto humanitario en Angola. Como profesor, ha desarrollado su trayectoria docente en varias universidades y escuelas de negocios (UNED, Universidad Rey Juan Carlos, Carlos III, ESIC, Instituto Universitario Ortega y Gasset y la Escuela de Profesionales de Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid). Asimismo, es coautor de "El fenómeno socialista" (ed. crítica y anotada de la obra de Igor Shararevich, Última Línea, 2015), "El delirio nihilista: Un ensayo sobre los totalitarismos, populismos y nacionalismos" (Última Línea, 2018), "Nueve necesarios debates sobre la responsabilidad social" (Comares, 2019), "Inspirando líderes comprometidos: La innovación en valores, una visión para cambiar el mundo" (Última Línea, 2019) y "¡Eureka! Valores. Principios básicos de ética para las organizaciones" (Última Línea, 2020). Entre sus restantes libros, destacan "Estratégicas de marketing ferial" (ESIC, 2001), "Diccionario biográfico de nazismo y III Reich" (Sepha, 2010), "Hitler: Los años desconocidos" (ed. crítica de las memorias de Ernst Hanfstaengl, Última Línea, 2012) y "Responsabilidad social corporativa: Teoría y práctica" (ESIC, 2012).