Cualia.es

Crítica: «Los hombres que miraban fijamente a las cabras» (Grant Heslov, 2009)

Al igual que el libro de Jon Ronson en el cual se inspira, la película de Grant Heslov es un agudo, original e inteligente recorrido por algunas de las actividades más surrealistas del Ejército americano.

Hace años, Ronson y el documentalista John Sergeant sorprendieron a medio mundo con la teleserie Crazy Rulers of the World, emitida por Channel 4 en 2004. En ella se hablaba de una unidad del Ejército estadounidense, el First Earth Battalion, bajo el mando del teniente coronel Jim Channon.
Veterano de Vietnam, Channon es actualmente un gurú de la Nueva Era, y desde su residencia en Hawai promociona su talento como chamán y guía espiritual. Pero antes de que se dedicara al negocio de lo paranormal, quiso formar en el seno de la Armada un grupo de militares expertos en yoga, percepción extrasensorial y telepatía.

El documental de Ronson y Sergeant celebraba las ocurrencias de Channon, y también desmenuzaba planes más siniestros… Por ejemplo, el Proyecto MK-ULTRA, una operación encubierta de la CIA cuyo propósito era perfeccionar técnicas de manipulación y control mental por medio de drogas e hipnosis.

Aunque casi todos los archivos del MK-ULTRA fueron destruidos en 1973, conocemos a algunas de sus víctimas. Sin ir más lejos, Frank Olson, involucrado en el estudio de drogas psicoactivas y armas químicas, recibió dosis sucesivas de LSD sin su conocimiento. Después de padecer graves episodios de paranoia, acabó arrojándose desde la azotea de un hotel.
La serie Crazy Rulers of the World fue convertida por Ronson en un libro de éxito, Los hombres que miraban fijamente a las cabras, cuyos derechos de adaptación no tardaron en ser adquiridos por Hollywood. A partir de las historias verdaderas que se cuentan en dicho libro, el guionista Peter Straughan ha hilvanado un relato divertido, ameno y ácido, que constituye un logro considerable pese a que no sea una narración al uso, de las que concluyen con un desenlace convencional.

Bob Wilton, el periodista encarnado por Ewan McGregor, es quien se encarga de guiarnos a través de un buen número de increíbles episodios. McGregor es un actor inteligente, y aquí tiene el acierto de dejarse arrastrar por dos maestros de la comedia: George Clooney, en el papel de militar con superpoderes, y Jeff Bridges, que interpreta a Bill Django, un coronel directamente inspirado en Jim Channon.

Completa el reparto Kevin Spacey, cuyo personaje, Larry Hooper, viene a ser el Lord oscuro en este excéntrico club de caballeros jedi, convencidos de que un hombre bien adiestrado puede atravesar paredes o matar a una cabra si la mira fijamente.

Heslov, el director de la cinta, escribió el guión de Buenas noches y buena suerte, y además ha intervenido como actor en un buen número de producciones. En Los hombres que miraban fijamente a las cabras logra lo que se propone: una comedia que adquiere su mayor impulso a lo largo del segundo acto, y que pese a la extrañeza del tema abordado, despierta una innegable simpatía en su conjunto.

Sinopsis

Con una mirada cómica a hechos reales que son casi imposibles de creer por lo extraño que resultan, un reportero descubre una división secreta de las fuerzas armadas americanas, cuando acompaña a un enigmático miembro de las Fuerzas Especiales en una sorprendente misión.

El periodista Bob Wilton (Ewan McGregor) está detrás de su próxima gran historia, cuando se cruza con Lyn Cassady (ganador de un Oscar de la Academia, George Clooney), un personaje misterioso que proclama ser parte de una unidad militar experimental norteamericana.
Según Cassady, este Ejército de la Nueva Tierra está cambiando las tácticas de combate. Se trata de una legión de ‘Guerreros Monje’ que posee una serie de poderes sin parangón, tales como leer la mente del enemigo, atravesar paredes o incluso matar una cabra con tan sólo mirarla fijamente. El fundador del programa, Bill Django (el nominado a un Oscar, Jeff Bridges), ha desaparecido y la misión de Cassady es encontrarle.

Intrigado por las increíbles historias que narra este recién conocido, Bob decide impulsivamente seguirle. Cuando la pareja da con la pista de Django, se topan con un campamento de entrenamiento clandestino dirigido por un renegado vidente, Larry Hooper (interpretado por Kevin Spacey, ganador de dos Oscar).
El reportero se ve atrapado en mitad de una rencilla entre las fuerzas armadas de Django y la milicia personal de super soldados de Hooper. Para sobrevivir a esta salvaje aventura, Bob tendrá que burlar a un enemigo que jamás creyó que pudiera existir.

El guión llamó la atención de Grant Heslov y de George Clooney, socios de la productora Smokehouse. Heslov, productor de películas como Buenas Noches y Buena Suerte (por la que recibió una nominación a los Oscar) y Ella es el partido (Leatherheads), estaba ya planeando su debut como director de un largometraje, cuando el guión se cruzó en su camino.

“Me enamoré al segundo”, comenta. “Leo muchos guiones y con éste me partí de la risa de principio a fin. Jon Ronson captura este mundo de forma muy real y Peter lo adaptó tal y como lo haría un gran escritor. Cuando se lo di a George para que lo leyera, me dijo, ¡vamos a hacerlo!”.

Clooney aportó algo más que su caché como artista consagrado al proyecto. “George es un gran actor y era perfecto para el papel de Lyn Cassady. No es sólo una gran estrella de cine. Él y Grant saben cómo hacer una película. Se complementan muy bien”, cuenta Lister.

“La naturaleza un tanto subversiva del guión les iba como anillo al dedo. Tiene tintes políticos y de humor, así que la visión de la película encajaba a la perfección con su forma de ver el mundo. Fue estupendo tenerles y que fueran los motores del proyecto”, apunta el productor.

El guión de Straughan le dio una capa más emotiva a Los hombres que miraban fijamente a las cabras. “A primera vista, parece que es la historia de un grupo de militares que estudian la guerra síquica. Pero se trata también de una ‘road-movie’ sobre dos tipos que se encuentran perdidos sin rumbo y que forjan una verdadera relación”, revela Heslov.
Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © 2009 Overture Films, Westgate Film Services, LLC. Fotografía de Saeed Adyani. Cortesía de Sony Pictures Releasing de España S.A. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.