Cualia.es

Crítica: «Jack Reacher» (Christopher McQuarrie, 2012)

A no ser que uno deteste los thrillers de acción, está claro que Jack Reacher es una afortunada mezcla de los mejores tópicos del género, incluidos aquellos que pueden parecer más imprudentes en esta era de corrección política.

Me divierten mucho los héroes duros, buscabroncas y de inmensa empatía, capaces de enamorar a una camarera mientras ponen un dólar sobre la barra. Por eso mismo, soy el espectador idóneo de películas como Jack Reacher. Aunque créanme: no pedí serlo. Supongo que todo tiene que ver con una memoria en la que se mezclan, sin demasiada coherencia, los clásicos noir con los subproductos lanzados por Cannon en los ochenta.

Basada en la novela Un disparo (2005), de Lee ChildJack Reacher se presenta como una nueva franquicia con un generoso futuro por delante, sobre todo si tenemos en cuenta que Child (llamado realmente Jim Grant) ya ha dedicado unos cuantos libros al personaje.

Christopher McQuarrie, a quien considero un estupendo guionista –recuerden Sospechosos habituales–, se luce en este sólido entretenimiento, repleto de acción, humor, persecuciones y pistas desveladas cuando uno menos lo espera.

En la piel de Reacher, Tom Cruise parece especialmente cómodo, y además de mostrar una impecable forma física, se permite el lujo de usar réplicas dignas del cine negro de los cuarenta.

Entre sus compañeros de reparto, destacan Rosamund Pike, el siempre encantador Richard Jenkins y el director de cine Werner Herzog, convertido aquí en una suerte de Keyser Söze salido del gulag.

Olvidaba mencionar a Robert Duvall, otro intérprete de la vieja escuela que, en este caso, justifica su leyenda con una actuación certera y sumamente divertida.

A veces, uno necesita ver algo como Jack Reacher para comprender que ya no se hacen películas como ésta. Ligera, intrigante y entretenida, la de McQuarrie es una narración honesta hasta el paroxismo.

En cuanto al argumento, me limitaré a decir que aquí se trata de resolver una intriga que comienza con un tipo disparando con fusil telescópico a cinco víctimas. Y no diré más para no meterme en un campo minado de spoilers.

Sinopsis

Una mañana cualquiera en una localidad cualquiera, cinco personas son tiroteadas al azar mientras hacían su vida cotidiana. Todas las pruebas apuntan hacia un hombre: un asesino con mucha puntería que es también ex-militar, un experto francotirador. Rápidamente, es detenido y puesto bajo custodia.

A pesar de sufrir un largo y duro interrogatorio, el preso no declara nada excepto una críptica petición que garabatea en una libreta a modo de confesión: Que venga Jack Reacher.

¿Quién es ese tal Reacher? No es una pregunta fácil de responder, de hecho es difícil incluso probar que exista. Da igual, Jack Reacher (Tom Cruise) ya está de camino. Ex miembro del ejército, antiguo investigador militar, el enigmático Reacher prefiere evitar la compañía de los demás, pero conoce a este tirador. Llevar a cabo una nueva investigación le impulsa a salir de las sombras y a comunicar a las autoridades lo que sabe acerca del detenido, que es mucho.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © 2012 Paramount Pictures y Skydance Productions. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.