Cualia.es

Crítica: «Despierta la furia» («Wrath of Man», Guy Ritchie, 2021)

Supongamos que un director rutinario y sin valentía hubiera rodado esta misma historia. Quizá no sería una buena película, y es probable que los clichés que en ella se repiten funcionasen bastante peor.

En general, damos poco mérito a los artesanos capaces de elevar lo trillado por encima de la media. En Despierta la furia hay, en efecto, figuras reconocibles, incluso tópicas, y sus escenografías nos remiten al neo-noir de los últimos cuarenta años. Sin embargo, en manos de Guy Ritchie todo este material de segunda mano (recordemos que esta es una adaptación de una película francesa) cobra nueva vida y enciende la emoción del espectador.

Si me pidieran un único juicio estético, diría que la película tiene clase. Por su parte, Jason Statham maneja pocos registros, pero a estas alturas, los explota como un virtuoso. En esta oportunidad, su interpretación logra que nos creamos al justiciero protagonista: un ángel de la muerte en cuyo diccionario solo aparece la palabra «venganza».

El personaje en cuestión, Patrick Hill, apodado H, ingresa en una compañía de transportes blindados de Los Ángeles. Aunque su supervisor (Holt McCallany) le explica bien las rutinas del trabajo, H no tardará en revelar su verdadera naturaleza. ¿Y cuál es esa identidad? Para no revelar más de la cuenta, quédense con esto: un asunto personal de H se convierte en el motor de la trama, que avanza con ritmo trepidante hasta la catarsis definitiva.

En este caso, la narrativa no es lineal. Ritchie retrocede en el tiempo para que vayamos comprendiendo quién es H, qué le convirtió en lo que es y qué preguntas deberían ser relevantes a la hora de entender su estrategia.

Statham no recurre aquí a los guiños o a la ironía. A su manera, compone una figura más próxima a algunos papeles de Clint Eastwood en los setenta. Frío, amenazante, metódico, feroz, con una disposición casi metafísica, el personaje se convierte en la fantasía perfecta para los amantes del género negro.

Por cierto, ya que sale a colación Eastwood, aquí tenemos a su hijo, Scott, que da vida a un tipo de extraordinaria vileza. El actor demuestra brío interpretativo, y para que no falte de nada, se permite algún que otro guiño a su padre.

Con el fin de acompañar al antihéroe protagonista, Guy Ritchie despliega el catálogo humano al que ya nos tiene acostumbrados: veteranos del hampa, pistoleros que no saben hacer otra cosa, tipos de apariencia honrada que ensucian su reputación por un puñado de dólares y hombres inteligentes con cierto grado de habilidad para aparentar lo que no son.

En esta ocasión, Ritchie no juega con los resortes de la comedia. Las subtramas nunca se plantean con simpatía, sino como un anticipo muy serio de la ordalía que todos esperamos. Al fin y al cabo, la energía que fluye en pantalla no es otra que el mal y el dolor en estado puro. De ahí que el tono del relato, en algunos momentos, adquiera una dignidad casi bíblica.

Rodada con pulso firme y tomando las decisiones correctas, Despierta la furia es una película vigososa, muscular, fatalista. Con una tensión bien equilibrada y las dosis adecuadas de sorpresa. En definitiva, lo que uno espera de un cineasta veterano y buen conocedor del género.

Sinopsis

H (Jason Statham) es el misterioso tipo que acaba de incorporarse como guardia de seguridad en una compañía de blindados. Durante un intento de atraco a su camión, sorprende a sus compañeros mostrando habilidades de un soldado profesional, dejando al resto del equipo preguntándose quién es realmente y de dónde viene. Pronto se hará claro el verdadero motivo por el cual H está buscando un ajuste de cuentas.

sada en la película francesa la película francesa de 2004 Le Convoyeur de Nicolas Boukhrief, Despierta la furia cuenta con un elenco de estrellas que incluye a Jason Statham, Holt McCallany, Jeffrey Donovan, Josh Hartnett, Niamh Algar, Laz Alonso, Scott Eastwood y Eddie Marsan. La película está dirigida por Guy Ritchie a partir de un guión de Ivan Atkinson, Marn Davies y Guy Ritchie

Desde el principio, Ritchie se dio cuenta de que sólo había un actor perfecto para interpretar a H, y era Statham. «Siempre me ha gustado mucho Jason Statham como actor; de hecho, fui la primera persona que utilizó a Jason Statham como actor en Juegos, trampas y dos armas humeantes. Siempre pensé que debía ser una estrella de cine, y estoy muy contento de ver que se ha convertido en una. Él siguió su camino, yo el mío. Pero sentí que debíamos volver a juntarnos y pensé que esta sería la historia perfecta para que Jason y yo nos reuniéramos. No es una película divertida. Es seria. Es muy agresiva. Tratamos los temas de la venganza, de la familia, de los pecados del padre que recaen sobre el hijo».

El caso es que la estrella no necesitó mucho tiempo para aceptar. «Fue tan sencillo como llamarle y explicarle en dos minutos de qué iba la película», dice Ritchie. «Ninguno de los dos se lo pensó demasiado. Nos gustaba la idea. Ambos estábamos disponibles en ese momento. Muchas películas tienen que ver con la conveniencia de encontrar dos personas que quieran hacer la misma película al mismo tiempo. Siento que esta película realmente cumple lo prometido, que es Jason Statham en una película de género inteligente sobre la venganza».

El actor dice que le entusiasmó el dramatismo de la historia, el misterio que rodea a su personaje y la forma en que la narración va revelando poco a poco las verdaderas motivaciones de H. «Se vuelve muy dramática por lo que está en juego», dice Statham. «H se ve obligado a engañar a la gente de una manera determinada para averiguar quienes son realmente, pero al final, alguien va a pagar un precio».

Dada la intensidad del tema en cuestión, Ritchie y Statham acordaron que la violencia que se mostrara en la pantalla, debería ser cruda, visceral. El planteamiento era un poco diferente para el director, pero al final funcionó con la historia.

«Guy quería que esto fuera muy real y que yo no realizara movimientos geniales y hábiles», explica Statham. «Su forma de conseguirlo es con un enfoque orgánico del tipo «sobre la marcha», en el que te metes en el espacio y descubres lo que el personaje va a hacer en la situación concreta en la que se encuentra a medida que aumenta la tensión… Creo que eso ayuda a crear la sensación de realismo que buscamos. Es muy difícil para un director proporcionar eso hoy en día, a menos que estés tan seguro de saber exactamente lo que quieres captar a través de las lentes de la cámara; pero Guy lo hace».

A pesar de que la película está ambientada en el sur de California, Despierta la furia se rodó en gran parte en Londres, con los corredores industriales del país sustituyendo a los menos conocidos callejones de hormigón de L.A. Sin embargo, la producción realizó algunas escenas exteriores en California, para dar a la película el sentido adecuado del lugar. Fue una decisión importante, ya que Ritchie quería asegurarse de que la película fuera lo más realista posible, desde las localizaciones, a la interacción entre los personajes hasta el ritmo de la acción y la coreografía de las secuencias del atraco.

«Queríamos hacer algo tan creíble y verosímil como fuera posible», dice Ritchie. «Por ejemplo, las acrobacias de esta película no están muy ensayadas. Queríamos que fuera visceral y realista en cuanto a cómo se desarrolla la acción y cómo se pelea realmente la gente, y no convertirla en un ballet de fantasía excesivamente coreografiado de cómo se pelea.»

«Jason y yo hemos tenido la misma relación durante los 22 años que nos conocemos», dice Ritchie. «No creas que Jason y yo nos hemos enfadado el uno con el otro. No creo que nos hayamos cruzado nunca una mala palabra. Es uno de mis mejores compañeros. Hay muchas cosas que Jason ha sabido compaginar en su vida con gran habilidad y sabiduría. Le respeto mucho como actor y como ser humano».

Y añade Statham: «Si todo lo que hiciera durante el resto de mi carrera fuera trabajar para Guy Ritchie, sería un hombre muy feliz».

Entrevista a Guy Ritchie

¿Cómo se le ocurrió la idea de Wrath of Man?

La idea se me ocurrió hace más de 10 años, después de ver la película francesa Le Convoyeur, y un día decidí dejar de hablar de ella y seguir adelante y hacerla.

¿Entonces qué pasó?

Escribí el guión y llamé a Jason Statham, que es mi compañero, y acabamos pasándolo muy bien haciéndolo juntos.

Su carrera como cineasta despegó precisamente con Jason Statham en Juegos, trampas y dos armas humeantes y Snatch. Cerdos y diamantes, y aunque no ha trabajado con Statham durante mucho tiempo, ¿fue fácil volver a caer en la misma dinámica que tenía con él hace años?

Oh, sí, era como en los viejos tiempos. Todos somos un poco mayores ahora, y probablemente no más sabios, pero siempre es divertido trabajar con él.

¿Cómo es de parecida su película a Le Convoyeur?

Esa película representa solo una cuarta parte de lo que es esta, que es básicamente la premisa de cómo el tipo descubre quién es el hombre que lleva dentro. En la película original era un hombre común que no tenía habilidades, pero aquí hay algo de ironía en la investigación y una razón de quién es y por qué estaba donde estaba cuando ocurrió el primer robo. Y creo que es divertido.

Entonces, ¿cómo explicaría la trama de Despierta la furia?

Bueno, es una película de acción y venganza con algunos ganchos interesantes que me gustan bastante. Hay diferentes capas que se revelan durante el proceso de desgranar esta particular narrativa. Entonces, la historia se retuerce hasta el punto en que te das cuenta de que nada es lo que parecía al principio. Y precisamente esos giros y vueltas son los que más me interesan de la historia.

Parece que es una de sus películas más dramáticas hasta la fecha.

Eso es cierto. En realidad, me estoy esforzando por no reírme ni hacerlo gracioso. Solo espero que el público lo sienta fresco, porque así es como lo que siento yo en este momento.

El misterioso hombre que trabaja en una empresa de camiones de traslado de efectivo conocida como H, el personaje principal interpretado por Jason Statham, nos recuerda un poco a esos grandes antihéroes de los 70.

Estoy de acuerdo, creo que tiene un sentimiento de antihéroe tácito de los 70; aunque creo que H tiene algo más que decir en esta encarnación final del guión, ahora que estamos más metidos en él. Y es que me gusta dejar que estos personajes cobren vida en el día, en lugar de trabajarlos en exceso antes. Jason es definitivamente el hombre adecuado para este trabajo.

¿Cómo ha visto evolucionar a Jason Statham como actor a lo largo de los años desde que comenzó a trabajar con él?

Bueno, como todos podemos ver, Jason tiene calidad de estrella. La gente le adora y se identifica con él. Muchos de esos muchachos de Juegos, trampas y dos armas humeantes se han convertido en estrellas.

¿Pero ya veía esa cualidad de estrella en él por aquel entonces?

Sí, lo vi. Jason está estructurado como un protagonista a la vieja usanza, y no hay muchos de esos por aquí.

¿Ha pensado alguna vez en dirigirse a sí mismo?

La verdad es que no, porque me gusta estar a un lado. Y creo que hay que tenerlo claro y no ser ambiguo, porque para mí es un mundo diferente.

Después de hacer una película de la talla de Aladdin, rueda Despierta la furia con un presupuesto mucho más bajo. ¿Disfruta trabajando en todo tipo de géneros con diferentes presupuestos?

Me gusta probar cosas diferentes y nunca quiero sentirme atrapado en un género. Y el presupuesto no me afecta, porque siempre sé en lo que me meto. Me gustan las películas caras y las baratas, del mismo modo que me gustan las películas malhabladas y las familiares. Al final lo que quieres tener como cineasta es una amplia experiencia de géneros.

¿Pero qué películas o géneros le inspiraron en su infancia?

Me encantaban los Spaghetti Westerns y todas esas películas de Clint Eastwood. Y de hecho tengo a su hijo Scott en esta película. Tiene un papel muy adecuado como un niño bastante travieso.

La música juega un papel importante en sus películas. ¿Debemos esperar otra banda sonora especial para Despierta la furia?

Sí, eso espero. Estoy deseando hacer algo interesante con ella.

Sus películas también tienen un aspecto y un estilo muy interesantes.

Es difícil para mí ser objetivo sobre cuál es mi estilo o qué es lo que tiene estilo. Solo puedo poner cosas que sean estéticamente agradables, pero puedo decir que cada película que hago es una que me gustaría ver, aunque siempre estás nervioso antes de que se estrene una película porque quieres poder hacer la siguiente.

¿Está más nervioso mientras rueda la película o después de haberla hecho?

Siempre después de haberla hecho, porque toda película tiene tres componentes: la propia película, el marketing y el día del estreno, y sólo puedo controlar realmente el primero.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © United Artists Releasing, Lionsgate, Universal Pictures, StudioCanal, DeAPlaneta. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.