Cualia.es

Crítica: «Crueldad intolerable» (Joel Coen, 2003)

Vuelven los hermanos Coen. Su sola presencia como responsables de una película hace innecesario el resto de publicidad para el cinéfilo de pro. Por otro lado, contar con las estrellas Zeta-Jones y Clooney debería servir para atraer a masas de admiradores a las salas.

Ahora bien, ¿qué tiene más peso en esta producción, los autores o las estrellas?

Pues ahí está el problema, que nos hallamos ante un film estelar que, aunque bastante digno y por encima de la típica comedia romántica, no deja de ser insuficiente para el seguidor de los CoenCrueldad intolerable es la peor película de los hermanos, lo cual no quiere decir que sea un horror. Cuando hablamos de la peor película de un buen director, suele estar a la altura de la mejor de un realizador mediocre.

El mayor problema es el guión, no carente de acidez y momentos divertidos en homenaje a la screwball comedy de guerra de sexos, pero con la línea argumental mal estructurada. En cristiano: la película nunca se decide a empezar de veras, y alarga una situación mínima a base de marear la perdiz.

Toda la historia es una sucesión de encuentros y desencuentros, de diálogos chispeantes que no van a ningún sitio, aderezados de momentos y personajes netamente Coen como el detective Gus Petch, el muy cómico Heinz, Barón Krauss von Espy o el terrorífico jefe de George Clooney, que se convierten en lo mejor de la proyección.

No es que las estrellas principales estropeen nada, de hecho Clooney hace un trabajo divertidísimo como abogado sin entrañas y con una enfermiza obsesión por la blancura de sus dientes, pero no dejan de ser personajes algo arquetípicos, demasiado masticados para que bajen bien por el gaznate del público menos acostumbrado a las extravagancias de los Coen.

Esta es una película de estudio, se nota: los directores lo aceptan y llevan a cabo un trabajo digno, no exento de alguna crítica lacerante a los amantes apasionados del capitalismo, e incluso al propio género de la comedia romántica, pero sin salirse de los cauces que abarcan una producción de este tipo.

Tras la brillante y perturbadora The man who wasn’t there y sabiendo que su próximo trabajo será un remake de ese clásico del humor negro que es El quinteto de la muerte, el aficionado más pesimista empieza a temer lo peor, la caída de unos de los mejores creadores americanos en las simas del adocenamiento y la comodidad. Pero como no se puede ir por el mundo con actitud de cenizo, esperemos a ver qué nos depara el futuro, porque es ahí donde usted y yo vamos a pasar el resto de nuestras vidas.

Sinopsis

Miles Massey (George Clooney) es el mejor abogado especializado en divorcios. Toda una superestrella que se aburre al tener todas sus metas cumplidas. Las cosas cambian cuando Miles conoce a Marylin Rexroth (Catherine Zeta-Jones), una profesional de la caza del millonario que, con su mente calculadora, logra fascinar al abogado. Entre ellos se inicia un juego de deseos, engaños y desconfianzas.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).