Cualia.es

«Consciencia. Una guía ilustrada», de David Papineau y Howard Selina

Desde los albores de la filosofía, distintos comentaristas han registrado sus intuiciones acerca de la consciencia. En realidad, es casi seguro que esta inquietud por comprender nuestra capacidad para reconocer la realidad ‒el yo y el escenario que lo circunda‒ viene de mucho antes. Uno puede imaginarse a nuestros más lejanos antepasados tratando de levantar ese velo, a través de la razón y de lo que, imitando a Aldous Huxley, podemos llamar sabiduría iluminada.

Del mismo modo que la concepción del universo ha generado múltiples teorías a la hora de explicar sus mecanismos y su propio origen, también la ciencia se ha ocupado de disipar nuestra perplejidad a la hora de analizar los resortes de la mente.

Sin embargo, las líneas de investigación en torno a la consciencia no son tan nítidas como las que propone la astrofísica. Y aunque las neurociencias, como diría Don Hilarión en La verbena de la Paloma, avanzan que es una barbaridad, el asunto de los sentimientos conscientes aún no se resuelve con un simple escáner o con un test de laboratorio. De hecho, su propia complejidad obliga a incluirlo en el contexto de una discusión bastante más amplia.

De esto último se ocupa el excelente manual escrito por David Papineau e ilustrado por Howard Selina. Con un lenguaje sencillo y fuentes bien escogidas, Papineau nos sorprende con muy diversos abordajes a la cuestión. En este ámbito, queda claro que hay que conceder crédito a todo tipo de sabios: filósofos, neurólogos, psiquiatras, genetistas, bioquímicos, físicos cuánticos, expertos en inteligencia artificial…

Esa complejidad debería alertarnos de la importancia que hoy adquiere esta cuestión, sobre todo en un momento histórico en el que ya empezamos a ver como una realidad la promesa del transhumanismo y la robótica avanzada.

Por cierto, ya que menciono estos alardes tecnológicos, este es un libro que le hubiera encantado a un divulgador como Isaac Asimov. No en vano, su saga de los robots propone reflexiones que, aun de forma tangencial, tienen mucho que ver con la línea de pensamiento que describe Papineau.

Leyendo esta guía ilustrada, da la sensación de que, lejos de ser un mecanismo asequible, la constelación neuronal que sustenta la consciencia es un enigma apabullante, lleno de ramificaciones, sobre el que aún sabemos relativamente poco.

Fiable, ameno y bien ordenado, el libro de Papineau está repleto de enigmas y promesas apasionantes. No solo nos plantea un gran desafío científico, sino también ‒de ahí su interés transversal‒ un punto de partida que concierne a las Humanidades.

Sinopsis

¿Qué tienen que ver los zombis, las habitaciones chinas, los fantasmas en las máquinas y el gato de Schrödinger con la consciencia?

La ciencia moderna puede haber separado el átomo y resuelto el misterio de la vida, pero aún tiene que explicar la fuente de los sentimientos conscientes. Es un tema caliente por todo el mundo académico, pero los escépticos dudan que la consciencia pueda ser domeñada por la ciencia convencional, o incluso que pueda ser entendida en absoluto.

Presentamos una guía exhaustiva del estado actual de los estudios sobre la consciencia. Desde la historia de la relación filosófica entre mente y materia, a través de los intentos científicos de explicar la consciencia en términos de mecanismos neutrales, computación cerebral y mecánica cuántica, esta es la introducción perfecta a un tema ampliamente considerado como la última frontera de la ciencia.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Tecnos. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.